7 de marzo de 2007

INICIÓ CURSO KAIBIL



Hoy 7 de marzo inició el 68o curso Kaibil para Oficiales del Ejército de Guatemala y el 93o curso Kaibil para Especialistas y Tropa. El curso se impartirá a lo largo de ocho semanas en la sede de la Brigada de Fuerzas Especiales ubicada en el municipio de Poptún, Petén.

Los ciento diecinueve aspirantes a Kaibiles se concentraron en la Ciudad Capital y fueron trasladados al “infierno Kaibil” este día. La ceremonia de bienvenida se realizó frente al “Cerro del honor”, donde el comandante les felicitó por la decisión de lanzarse a la conquista de un curso de especialización tan importante y significativo para un soldado guatemalteco.

Cada vez que inicia un curso, luego del mensaje de bienvenida del comandante, el Jefe del Curso toma la palabra y se asegura de que los aspirantes entiendan que están a punto de ser degradados para poder someterse al entrenamiento al que voluntariamente han acudido. Esto significa que se desconoce desde ese momento el grado militar que ostente cualquier aspirante sea capitán, teniente, sargento, o cabo.



Entendido esto, cada uno procede a despojarse a sí mismo de las insignias respectivas e inicia uno de los retos personales y profesionales más grandes a que un militar acepta someterse voluntariamente.

Las Fuerzas Especiales Kaibil, constituyen parte de la Reserva Estratégica del Ejército. Guatemala entrena este tipo de tropas para estar en capacidad de realizar operaciones especiales y de contra terrorismo de carácter estratégico, táctico o de apoyo a unidades regulares, por períodos cortos en cualquier lugar de la república.

En la sección de Opinión de los lectores del Diario Prensa Libre del 7 de marzo de 2007, un ciudadano se pregunta “por qué los Kaibiles van a misiones internacionales de Paz si en Guatemala no hay paz”, “soldados beliceños incursionan nuestro territorio y nadie hace algo para evitarlo” y termina haciendo mención de las “pandillas juveniles que amedrentan a la población”.

Deseo compartir con todos los ciudadanos que quizá se hallan formulado estas interrogantes, que el Ejército de Guatemala actúa en apego a la ley y al Estado de Derecho vigente. El diferendo territorial con Belice se está ventilando por la vía diplomática; el Estado de Guatemala ha hecho los reclamos correspondientes y a través de los acuerdos sobre medidas para el fomento de confianza. Como es de conocimiento público las incursiones han cesado. Sin embargo los destacamentos militares de frontera se mantienen desplegados y operando.

Si la política del Estado de Guatemala para la solución del diferendo territorial es la vía pacífica, el Ejército por sí solo no puede tomar acción bélica alguna. Si esto molesta a algún ciudadano, debe efectuar su reclamo a sus representantes en el congreso de la república y no vilipendiando el nombre de un Ejército Nacional, preocupado y empeñado en servir a su población, y en fortalecer el actual Estado de Derecho.

La situación de las operaciones de paz en el Congo tienen un carácter diferente. la ONU se ha impuesto una misión de “imposición de la paz”, que implica el empleo de unidades militares y ejecución de operaciones bélicas. En estas misiones, la ONU ha solicitado la participación de unidades de Fuerzas Especiales guatemaltecas, aceptar o no, ha sido una decisión que también es parte de la política internacional del Estado guatemalteco.

El combate a la delincuencia en general está a cargo de las Fuerzas de Seguridad Civil. Existen sectores que tradicionalmente se han opuesto a cualquier participación directa del Ejército en la lucha contra la delincuencia, por lo que la participación se limita en “apoyar” según el decreto ley 40-2000.


Los soldados estamos al servicio de la población, el Ejército de Guatemala acatará cualquier decisión de su pueblo dada a través del Congreso de la República y su comandante general el Señor Presidente Constitucional de la República. Por el momento se trabaja en base a un plan estratégico que en buena parte responde a un acuerdo llamado: Fortalecimiento del Poder Civil y papel del Ejército en una sociedad democrática.

7 comentarios:

  1. Respeto y admiro los kaibiles porque son una de las brigadas mas aptas del mundo, pero creo que seria tambien necesario utilizarlos no solo para dar guerra, sino para ayudar a la poblacion, a esto me refiero que no necesariamente deben de salir a luchar en contra de la delincuencia, sino que regresar a las areas rurales en donde alguna vez fueron el terror, para construir escuelas, hospitales, educar a los ninos dandoles un buen ejemplo y cambiar asi la mala imagen que el ejercito tiene gracias a los militares de alto rango que se enriquecen con el dinero que es estipulado para crear estas actividades en donde no solo los ciudadanos de este pobre pais se benefician, sino que tambien cada uno de los miembros del ejercito no solo economicamente sino que etica, profesional y educionalmente hablando.

    Todos somos capaces de un cambio y ustedes son una de las entidades con mas fuerza y representacion en Guatemala y muchos pueblos alrededor de los departamentos de Guatemala todavia ven al ejercito como la cumbre del exito y heroes de paz y espada, y deben de mantener el honor de ser regidos de esta manera no solo yendo a desperdiciar dias de entrenamiento al medio oriente para ser asesinados rapidamente gracias a las tacticas de los gringos por no querer mandar a su ejercito primero, y deberian demonstrar que no solo con guerra se destacan ustedes sino tambien con obras que a la larga serian una guerra, pero en contra del hambre, la ignorancia y la incertidumbre.

    ResponderEliminar
  2. Una señorita, alumna del colegio Americano de Guatemala, preguntó directamente a mi correo si creo que es correcto que el ejército patrulle las calles de Guatemala.

    Patrullar es rondar. Si lo aplicamos a actividades de seguridad es: vigilar las Calles. Esta acción “no es” incorrecta, ni ilegal.

    El Estado de Guatemala tiene la obligación de proveer seguridad a sus ciudadanos y la constitución le permite utilizar fuerzas militares para tal fin. Pese a que es legítimo diversos sectores se oponen a ello por diversas causas.

    Pienso que si el ejército patrulla o no, es decisión del organismo ejecutivo, que piensa que necesita esta participación. Un ejemplo: Diario Prensa Libre del 13 de marzo de 2007, página 33, El gobernador de Petén está asumiendo su cargo, le entrevistan y manifiesta que “se reunirá con la PNC y el ejército... para diseñar planes...”. Esto no es ilegal ni incorrecto.

    No puede ser incorrecta una actividad dirigida a buscar la seguridad ciudadana. Es la autoridad civil, el poder político, el gobierno el que decide si utiliza al ejército o no.

    Los soldados son ciudadanos entrenados, abnegados y responsables. Un Ejército profesional servirá con lealtad para fortalecer el Estado de Derecho, cumplirán fielmente cualquier disposición del Señor Presidente designe a través de los canales que tiene a su disposición.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que los que piensan que por que el ejercito no actua contra los mareros o los soldados beliceños debieran hacer esa pregunta al comandante general del ejercito, el Sr. Alvaro Colom

    ResponderEliminar
  4. Comentario disciplina.

    El Señor Comandante General del Ejèrcito Nacional,Presidente de la Repùblica. Es el Lìder Supremo y sus mandamientos deben ser acatados sin discusiòn.

    BDM

    ResponderEliminar
  5. YO COMO CIUDADANO GUATEMALTECO TODO MI RESPETO AL EJERCITO Y EN ESPECIAL A LOS VALIENTES KAIBILES LOS CUALES SON UN EJEMPLO PARA TODOS LOS GUATEMALTECOS.POR LO TANTO NO CONFUNDAMOS NI TRATEMOS DE OPACAR A NUESTRO EJERCITO POR CAUSA DE CIERTOS MANDATARIOS CORRUPTOS VIVA NUESTRO EJERCITO Y PAZ PARA NUESTRA NACION.....

    ResponderEliminar
  6. Hola soy el suboficial del ejercito de colombia rodriguez quiero realizar el curso de kaibil quien me pueda ayudar este es mi correo andrey0491@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días suboficial Rodriguez.
      Todos los militares en activo, no guatemaltecos, que aspiran asistir al curso, se deben inscribir a través de las agregadurías militares de sus respectivos países acreditadas en Guatemala.

      Eliminar