1 de septiembre de 2008

Escuela Politécnica, aniversario de fundación


La academia militar donde se forman los oficiales del Ejército de Guatemala recibe el nombre de “Escuela Politécnica”. Inició sus labores el 1 de septiembre de 1873 siendo presidente de la República el General Miguel García Granados.

Su historia ha sido dividida en cuatro épocas: la primera dio inicio en 1873 en el convento de la recolección (instalación que aún existe en la 3ª avenida y 2ª calle de la zona 1 de la ciudad de Guatemala). Esta época terminó en 1908 cuando fue clausurada por el Presidente Manuel Estrada Cabrera por un atentado en su contra por parte de un cadete.
Fachada de la Escuela Politécnica en su primera época, pintura de E. Ramos P. Poaquil 99, puede verse en el Centro de Conferencias del Ejército, Ministerio de la Defensa Nacional en la avenida de la Reforma zona 10 de la Ciudad de Guatemala.


El mismo presidente Estrada Cabrera inauguró la segunda época en 1912 con el nombre “Academia Militar” y sus instalaciones se ubicaron en el inicio del Bulevar 30 de junio, hoy conocido como Avenida de la Reforma, zona 10 de la ciudad. Esta época finalizó en 1917 por los daños que sufrieron las instalaciones a consecuencia de un terremoto.


Fachada de la Escuela Politécnica en su segunda época, pintura de E. Ramos P. Poaquil 99, puede verse en el Centro de Conferencias del Ejército, Ministerio de la Defensa Nacional en la avenida de la Reforma zona 10 de la Ciudad de Guatemala.


Segunda época luego del terremoto


En 1920 inició la tercera época en el mismo lugar con el edificio ya reconstruido en la avenida de la Reforma. Finalizó en 1976 por trasladarse a una nueva ubicación.



En 1977 inició la cuarta época con las nuevas instalaciones en el municipio de San Juan Sacatepéquez.






Todo oficial graduado en la Escuela Politécnica recuerda cada primero de septiembre, lo vivido durante su formación como oficial. Momentos determinantes como el día de ingreso; los primeros cuarenta días al fin de los cuales se da la imposición de bonetes; ganarse el espadín, la solemne protesta de bandera y el derecho a portar el uniforme de diario y gala; los días de visita; los ejercicios tácticos en el terreno; las clases de boxeo, gimnasia y equitación; muy especialmente las actividades de aniversario siendo cadetes. Y así, tantos recuerdos, hasta el día de la graduación cuando es invocado el juramento del oficial graduando que dice:


“Juro… ante Dios y por mi honor de soldado guatemalteco: Acatar la constitución, leyes y autoridades de la república, venerar y defender con mi vida la bandera de mi patria, símbolo de Guatemala, expresión de gloria y libertad”.

1 comentario:

  1. Es un gran honor que a traves de Perspectiva Militar, se le rinda honor a los cadetes de ayer, de hoy y de siempre, felicidades a todos en el dia del Cadete...VIRTUD, UNION Y FUERZA.

    ResponderEliminar