25 de enero de 2010

Seguridad, presupuesto y voluntad de los ciudadanos




El artículo publicado en Diario el Periódico del 24 de enero de 2010 invita a exponer algunas consideraciones.

La publicación comenta la diversidad de opinión respecto del empleo actual del Ejército de Guatemala en apoyo de la seguridad ciudadana.

Personas a las que la presencia de tropas apoyando a la Policía Nacinal Civil provoca “frustración, malos recuerdos, miedos viejos”; otros ciudadanos se sienten satisfechos. Dice el artículo: “les permite dormir en paz, les infunde una tranquilidad que hace mucho no sentían”.


En Rabinal, Baja Verapaz (lugar citado como ejemplo en el artículo de prensa) fue a petición del Alcalde Juan Vasquez, que se instaló un destacamento militar: “Hicimos una consulta y el 90 por ciento de la población estuvo de acuerdo en que vinieran los soldados”. Según el artículo: “96 pueblos más que ya han hecho su solicitud al Ejército, quieren soldados que les protejan, que regresen la seguridad a sitios que cada vez son más inseguros”.


Para algunos críticos, instalar destacamentos militares es “es un retroceso en los Acuerdos de Paz y una falta de respeto a las víctimas”, sin embargo para la mayoría “ven la llegada del Ejército como la única solución a la delincuencia”.


Argumentos a favor y en contra siguen escuchándose y leyéndose en diferentes medios de comunicación. Las comunidades elevan la solicitud para ubicar destacamentos por diversos canales, al final es el Señor Presidente de la República y Comandante General del Ejército quien autoriza o no, al Ministerio de la Defensa, la ubicación de un Destacamento Militar.

Comentarios como el del Sr. Joaquín Cajbón, Director del Museo de Salamá: “se debe crear otro sistema de seguridad, no tiene porque ser el Ejército”... son válidos como opinión en tanto se aclare que el Ejército, como tal, no propone iniciativas para la instalación de destacamentos. El Ejército siempre acatará cualquier decisión que el “poder civil” representado en el Señor Presidente de la República le ordene.

La sociedad debe reconocer en los soldados asignados a sus comunidades, a servidores públicos comprometidos con su misión e interés en la seguridad ciudadana. Totalmente subordinados al “poder civil” y exclusivamente en “apoyo a la Policía Nacional Civil. El Señor Cajbón aceptó que desde la ubicación del Destacamento en Salamá, los índices de violencia decrecieron. Esto se debe a la acción conjunta con la Policía Nacional Civil.


Carlos Sabino, sociólogo e historiador del enfrentamiento armado interno no se extraña – en el artículo mencionado – de que las poblaciones pidan soldados para que apoyen la seguridad ciudadana. Explica: “El Ejército no quedó tan mal como muchos piensan, hay una mentira y una mala lectura de la historia”. Sabino narra que los informes de Memoria Histórica, la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, aunque con la firma de Naciones Unidas, lo elaboraron personas afines a la guerrilla. “El Remhi no aceptó pruebas de empresarios, no quiso escuchar al Ejército, así se va creando una falsa historia. El pueblo que vivió el conflicto armado no se cree el Remhi, se lo creen los estudiantes”.


Los acuerdos de paz asignan a la policía el resguardo de la seguridad ciudadana y al Ejército la Defensa Nacional (pese a que la Constitución también incluye la seguridad interna como función del ejército). Empero, los acuerdos de paz también indican que “Cuando los medios ordinarios para el mantenimiento del orden público y la paz interna resultaren rebasados, el Presidente de la República podrá excepcionalmente disponer del Ejército. Y así surge el acuerdo 40-2000 que faculta apoyar a la Policía Nacional Civil.


Por tanto, no es decisión “interesada” del Ejército la participación en la seguridad ciudadana o volver a ocupar el dispositivo de los tiempos del enfrentamiento armado. No hay ni efectivo (soldados disponibles) ni presupuesto para hacerlo, ni es una imposición del organismo Ejecutivo. Se trata de una decisión a alto nivel, del poder civil, consensuada para emplear al ejército en apoyo de la Policía. El Ejército siempre cumplirá la voluntad de la sociedad. Cada país tiene el ejército que sus ciudadanos desean tener.

Cabe mencionar que, si se incrementa personal (soldados), estos necesitan equipamiento, movilidad y comunicaciones, sin mencionar salarios. No es funcional incrementar solo personal sin capacidades o en pequeños grupos de 10 o 15 en lugares apartados donde el crimen organizado posee buena movilidad, equipamiento y comunicación.


A finales de 2004 la reducción del ejército alcanzó el 66% (los acuerdos de paz habían establecido sólo un 33%) quedando un total de 15,500 efectivos.

El asunto del presupuesto es complicado. No se trata tan sólo de aumentar el efectivo y ya estuvo, debe llevar de la mano todo el equipamiento (armamento, equipo de combate, vestuario, calzado, equipo especial, equipo colectivo, munición, entrenamiento, materiales y munición de entrenamiento), instalaciones (dormitorios, baños, cocinas, despensa, comedor etc), servicios (luz, agua, teléfono, drenajes, fosa céptica), materiales de funcionamiento (computadoras, mobiliario de oficina, papel, tinta etc), suministros; aparte de la movilidad (vehículos, repuestos, servicios, mantenimiento, talleres, personal de taller) y las comunicaciones (contratos con proveedores, soporte, uso de frecuencias, instalación de repetidoras, capacitación de técnicos, usuarios, instalación de antenas etc). Estos por mencionar algunas compras que son necesarias. Algunos gastos son una sola vez pero implican gastos mensuales de mantenimiento.


Agréguese el equipamiento, comunicaciones y movilidad, pero para fuerzas de aire y para fuerzas de mar. Las fuerzas de tierra de la 1ª Brigada en Petén, realizan patrullas de contacto diariamente en la zona de adyacencia con Belice, esas unidades deberían tener comunicación y equipos de geoposicionamiento global (GPS). De allí la disminución de incidentes en la zona de adyacencia mientras se dilucida el diferendo territorial.


De allí las inversiones que se mencionan en diario el Periódico de hoy, donde insinúa anomalías sobre adquisiciones, de una parte, de lo que en realidad se debería adquirir para la 6ª Brigada en Playa Grande, Ixcán, Quiché. Esta Brigada ya está operando en apoyo a la Policía Nacional Civil sin tener el 100% de lo que necesita para completar sus capacidades (produciendo inevitablemente: limitaciones).

En conclusión: Se hacen grandes esfuerzos en apreciación y planificación para enfrentar las amenazas en los corredores geográficos que utiliza el crimen organizado. Se consideran las solicitudes de la población para que haya presencia militar y se han instalado algunos destacamentos y una nueva Brigada de Infantería y los recursos aún no se han completado.

Sin embargo, las unidades ya se encuentran operando – con las limitaciones del caso – por dos razones: Un alto sentido del cumplimiento del Deber por parte de los comandantes y su personal, pese a conocer sobre las limitaciones presupuestarias en el Alto Mando del Ejército; y porque un soldado está convencido que los ciudadanos de las regiones afectadas por la inseguridad, merecen el servicio, la abnegación y el sacrificio de su Ejército.

14 comentarios:

  1. Jag tycker att det är bra att ni använder armen till uppdrag för att skydda medborgaren. Armen finns tillgänglig, varför inte nyttja den då. Det kan bara vara positivt! dels får de ett uppdrag som är verklighet, (inte träning) och jag tror brottslingarna har stor respekt för armen. Så jag tror medborgarna får större säkerhet. Armen finns för att skydda landet säkerhet, inre som yttre hot!

    Yo pienso que es bueno que se utilice al ejercito para brindar proteccion a los ciudadanos. Siendo ésta una institucion que ya existe y esta organizada...porque no utilizarla?

    Seria positivo que participara en este tipo de tarea, pues los criminales ven con mas respeto la funcion del ejercito.

    Pienso que los ciudadanos se sentirian mas seguros, y su ejercito les brindaria proteccion contra las amenazas locales o foraneas.

    ResponderEliminar
  2. El Ejército no debería participar en Seguridad Ciudadana. La situación de inseguridad en el país generó la demanda de destacamentos militares a nivel nacional, lo cual para unos resulta sorprendente y reprochable. Hasta en áreas en donde se concentró el enfrentamiento armado, demandan el retorno del Ejército. El alcalde de un municipio, en el que hay presencia militar nuevamente comentó “Hicimos una consulta y el 90 por ciento de la población estuvo de acuerdo en que vinieran los soldados”. Don José, uno de los habitantes de esta comunidad opina “es bueno que estén aquí, da más seguridad” (elPeriódico, Marta Sandoval, Que vengan los soldados, 24-01-10).

    Quienes cuestionan la demanda de destacamentos militares, esgrimen violación de los Acuerdos de Paz, olvidan que, para la mayoría de guatemaltecos, estos no tienen mayor significado. La percepción popular es que los mismos fueron aprovechados por los mandos insurgentes para reinsertarse a la legalidad y disfrutar de los beneficios del sistema que pretendieron cambiar por la vía de las armas.

    El reposicionamiento de las Fuerzas Armadas (FA) tiene más de una explicación. Dammert y Bailey, estudiosos del tema a nivel latinoamericano proponen tres razones: 1. La revalorización ciudadana, aprecio a las FA por su profesionalismo, mayor presencia disuasoria, mejor entrenamiento y disciplina, 2. Fluida interacción de las FA de numerosos países con agencias de inteligencia e instituciones policiales nacionales o extranjeras, en función de afrontar las nuevas amenazas y la alta criminalidad, y 3. El significativo aumento de la criminalidad, que la coloca entre los dos o tres temas de mayor debate en todos los países de la región, que corroboran la ineficiencia de las instituciones policiales y la infiltración que han sido objeto por el crimen organizado. En el caso particular de Guatemala, hay que agregar la pérdida de confianza en la Policía Nacional Civil (PNC), debido a la corrupción imperante y la participación de policías en delitos de alto impacto; en parte debido a experimentos particulares, que aunque bien intencionados no han resuelto el problema de fondo.

    Personalmente insisto: el Ejército guatemalteco no debe participar en la seguridad ciudadana mientras no actualice su doctrina para este fin, hacerlo es arriesgarse a pagar costos innecesarios.
    Publicado en Diario Elperiódico el 16 de febrero de 2010

    ResponderEliminar
  3. Nos quejamos de ingobernabilidad pero en aras del cumplimiento de los Acuerdos de Paz, se procedió a reducir al Ejército en un 74 por ciento cuando lo determinado en los mencionados acuerdos era de un 33 por ciento. Hoy en Guatemala hay 8 mil soldados para cubrir todo el territorio nacional. Además, en los Acuerdos de Paz se habló de la modernización del Ejercito, y de eso nada, no se cuenta con helicópteros ni con aviones ni lanchas ni equipos modernos de ninguna especie. De la Policía Nacional Civil mejor ni hablamos, aunque, como muestra les puedo decir que un hermano país en América del Sur tiene equipada a su policía con 70 helicópteros, en Guatemala no se cuenta ni con uno.

    Publicado en Diario ElPeriódico, 17 de febrero de 2010

    ResponderEliminar
  4. Muchas personas que con sus razones opinan, nunca terminan de digerir la realidad; el Ejército es imprescindible en nuestro país, no porque sea el curalotodo sino porque tiene como institución, actualmente más ventajas comparativas que la mísma Pol. Nac. que esperamos pronto sea mejor entrenada y diseñada, pero no ideologizada como pretenden, aunque jamás podrá cumplir la misión que tiene el Ejército. Que dicen que hay militares retirados en los cárteles de droga, bueno es posible, también que hay dentro de los diferentes grupos criminales que operan aquí y en otroa paises, es posible también. Sin embargo acaso no hay miembros de las universidades especialmeente de la USAC, de las iglesias especialmente curas, del periodismo, y que decir de la guerrilla, se recuerdan que estos cultivaron grandes extensiones de mariguana en Petén y (nuestro)Belice, acaso se olvida que protegían y aún protegen los sembradíos de amapola en tajumujlco y Tacana.

    ResponderEliminar
  5. Quiero felicitar a los civiles y militares que se desempeñan en las actividades de seguridad, que lo hacen bien, porque por pocos, generalizamos y ahora le tenemos miedo a nuéstras autoridades, cuando debieramos tenerles respeto y confianza.

    ResponderEliminar
  6. La Constitucion de la Republica, Articulo 224, le asigna al ejercito "...mantener... la paz y la seguridad interior...". Por lo tanto si puede participar en la seguridad ciudadana. Debe estar acompañado de las autoridades civiles (PNC) y sus integrantes deben estar capacitados en seguridad ciudadana.

    ResponderEliminar
  7. ¿Que se adoctrine civilmente al militar? ¿Què propósito estratégico tiene esta idea? si aqui no hay una lucha ideológica, lo que existe es una invasiòn de colombianos, mexicanos y europeos todos dedicados al negocio de la droga. ¿Por qué el gobierno habla de dar seguridad pero no moderniza al Ejército? saben que si fortalen al ejército entonces, como estos si trabajan y son honestos, ya no podrán seguir con sus fechorías encubiertas. ¿Por qué creen que sacaron de aeronáutica al ejército y de las capitanías de puerto? los controladores aéreos están pagados, la droga entra y sale, así como los vuelos clandestinos procedentes de américa del sur

    ResponderEliminar
  8. A principios de febrero, Olga Gutiérrez, residente en Boca del Monte, encontró una nota debajo de la puerta de su negocio. En ella se hallaba el recorte de un reloj y un escrito que decía: “Tienes los días contados si no pagas tu cuota”. Olga no tuvo más que cerrar su puesto. En la aldea El Porvenir, Boca del Monte, hay muchas historias como éstas. Es por eso que, cansados de tanta delincuencia, los vecinos solicitan la instalación de un destacamento militar, y para ello están dispuestos a donar un terreno ubicado en el casco urbano del lugar.
    Publicado en Nuestro Diario 17 de febrero 2010

    ResponderEliminar
  9. no es por nada pero yo como ciudadano le tengo mas confianza a un militar que a un policia de la PNC.... hasta me siento mas seguro si en un puesto de registro de la PNC hay militares por q se del apoyo y trabajo que ellos desarrollan al lado de la PNC... asi q ciudadanos guatemaltecos apoyemos al HONROSO EJERCITO DE GUATEMALA que son los que trabajan y velan por el bienestar del pais

    ResponderEliminar
  10. Definitivamente se le tiene mas confianza a un militar, que a la PNC, lamentablemente esa es la realidad, lastimosamente fueron reducidos a 15,500 elementos, y la mayoría de la tropa no tienen experiencia de combate, actualmente solo los oficiales que sustentan el rango de Capitán Primero, en adelante tienen la experiencia de combate. En lo personal estoy de acuerdo en que militares intervengan en la vigilancia de la población civil, "SI NO DEBES NADA, NO TEMES NADA" pero muchos saldrán con los benditos derechos humanos, que no se puede... que es prohibido... que la constitución... que son logros alcanzados... etc, etc,... miles de razones que dirán las personas que temen, que la voluntad de los militares en un puesto de registro no se compra con dinero, aceptemoslo, los que no permiten que el ejercito nos de seguridad, son aquellos ciudadanos que andan en malos pasos (transgreden la leyes .
    guatemaltecos, no podemos vivir pensando en el pasado, el ejercito, este ejercito guatemalteco se caracteriza por ser sociable, obsérvenlos, son atentos, educados, en los puestos de registro, antes no lo eran, pero eran tiempos difíciles para ellos.
    guatemaltecos, sigamos adelante, pensemos en nuestro futuro y el de nuestros hijos, ya no pensemos en el pasado, los guatemaltecos somos gente trabajadora, solo necesitamos la oportunidad de demostrarlo, al igual que nuestro ejercito. apoyemos y destruyamos lo que hemos conseguido de tantas luchas...

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente se le tiene mas confianza a un militar, que a la PNC, lamentablemente esa es la realidad, lastimosamente fueron reducidos a 15,500 elementos, y la mayoría de la tropa no tienen experiencia de combate, actualmente solo los oficiales que sustentan el rango de Capitán Primero, en adelante tienen la experiencia de combate. En lo personal estoy de acuerdo en que militares intervengan en la vigilancia de la población civil, "SI NO DEBES NADA, NO TEMES NADA" pero muchos saldrán con los benditos derechos humanos, que no se puede... que es prohibido... que la constitución... que son logros alcanzados... etc, etc,... miles de razones que dirán las personas que temen, que la voluntad de los militares en un puesto de registro no se compra con dinero, aceptemoslo, los que no permiten que el ejercito nos de seguridad, son aquellos ciudadanos que andan en malos pasos (transgreden la leyes .
    guatemaltecos, no podemos vivir pensando en el pasado, el ejercito, este ejercito guatemalteco se caracteriza por ser sociable, obsérvenlos, son atentos, educados, en los puestos de registro, antes no lo eran, pero eran tiempos difíciles para ellos.
    guatemaltecos, sigamos adelante, pensemos en nuestro futuro y el de nuestros hijos, ya no pensemos en el pasado, los guatemaltecos somos gente trabajadora, solo necesitamos la oportunidad de demostrarlo, al igual que nuestro ejercito. apoyemos y destruyamos lo que hemos conseguido de tantas luchas...

    ResponderEliminar
  12. bueno en realida nesesito informacion para como ingresar a seguridad siudadana.. sera que me pueden dare algun numero de telefono para que los llama.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede llamar al 23322454 o 23310908

      También puede llenar este formulario

      http://www.mindef.mil.gt/contactenos.html

      Directorio telefónico completo

      http://www.dip.mindef.mil.gt/directorio.pdf

      Mas información en este enlace

      http://www.mindef.mil.gt/organizacion/fuerzas%20tierra/comandos/policia_militar_guardia_honor/historia.html

      Eliminar
  13. bueno en realida nesesito saber como ingresar a seguridad siudadana donde me puedo informar????

    ResponderEliminar