20 de febrero de 2007

LIDERAZGO EN EL EJERCITO DE GUATEMALA



El liderazgo militar juega un papel vital en la seguridad de la nación. Tropas entrenadas y experimentadas deben ser conducidas por oficiales que además de los conocimientos académicos que lo hacen un profesional, posean las calidades humanas inseparables de un don de de mando ejemplar.

La verdadera responsabilidad de un militar es la conducción de hombres, interesarlos en todos los aspectos de la motivación humana, inspirarlos a trabajar de manera ardua, eficiente, cooperativa y entusiasta; evitando al mismo tiempo los factores que originan descontento, resentimiento, resistencia a la autoridad y al cumplimiento de deberes. Tal es el trabajo de un militar.

El éxito o fracaso no residirá en una nota académica sino en el éxito o fracaso de la conducción de las tropas asignadas.

Don de mando militar es la capacidad de persuadir y dirigir al personal subalterno de tal manera que se obtenga su obediencia, confianza, respeto y cooperación leal y voluntaria, a fin de cumplir la misión. A continuación la esencia del liderazgo que ha hecho del Ejército de Guatemala, uno de los de más prestigio a nivel mundial.

VALORES MILITARES

1. Honor
2. Deber
3. Valor
4. Lealtad
5. Unión
6. Virtud
7. Ciencia
8. Fuerza

RASGOS CARACTERÍSTICOS DEL DON DE MANDO
Son cualidades personales del comandante, que lo ayudan a ganarse el respeto, la confianza y la obediencia de sus hombres.

1. Integridad
2. Conocimiento
3. Confianza
4. Coraje físico y moral
5. Autoridad decisiva
6. Iniciativa
7. Tacto
8. Justicia
9. Juicio
10. Entusiasmo
11. Abnegación
12. Porte
13. Resistencia
14. Lealtad


PRINCIPIOS DEL DON DE MANO
Son verdades fundamentales que aplica un jefe para guiar sus propias acciones y las de sus subordinados.

1. Conozca su trabajo.
2. Conózcase a sí mismo y busque superarse
3. Conozca a sus hombres y busque su bienestar
4. Mantenga a sus hombres informados
5. De el ejemplo
6. Asegúrese que la tarea ha sido comprendida, vigilada y desempeñada
7. Adiestre a sus hombres para actuar en equipo.
8. Tome decisiones correctas y oportunas
9. Desarrolle el sentido de responsabilidad en sus subordinados
10. Emplee su comando de acuerdo a sus capacidades
11. Acepte sus responsabilidades con entereza

Fuente: Manual de Don de Mando, Ejército de Guatemala

3 comentarios:

  1. Felicitaciones por este blog. Aunque a mi me molestan mucho los casos de corrupción en los que estarían involucrados oficiales del ejército, le tengo respeto a la Institución Armada. Ojalá se aclararan los actos y hechos que ensucian el nombre del ejército al que muchos guatemaltecos le debemos le dicha de no haber crecido en una dictadura totalitaria. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Oficial, qué opinión le merece la llegada de mil marines gringos a territorio nacional?
    Tendrá todavía alguna validez aquel ridículo estribillo: "Si mañana tu suelo sagrado/ lo amenaza invasión extranjera /libre al viento tu hermosa bandera/ a vencer o a morir llamará", o siempre fue un mito eso de la dignidad militar?
    Por qué no aprovechar tan incómoda posición en esta coyuntura y exorcisar de una vez los fantasmas que pesan sobre la institución armada, y de paso hacer valer algunas dignidades personales individuales (que deben haberlas, supongo)?
    Con todo respeto y ansioso de leer su respuesta.

    ResponderEliminar
  3. Señor Anónimo:
    En mi opinión el arribo a nuestro país de soldados norteamericanos es producto del acuerdo de paz: “Fortalecimiento del poder civil...” Es una política de estado el haber aceptado que vengan tropas extranjeras a cumplir alguna misión. Fue una decisión política. Nada tiene que ver el ministerio de Defensa, ejército o cualquier oficial dedicado a sus labores diarias. Dicho sea de paso no encuentro ningún daño en realizar obras para beneficio de guatemaltecos.
    No constituye invasión por cuanto la cancillería otorgó el permiso respectivo al gobierno en mención para que arriben las tropas y trabajen; aparte que es entrenamiento y actualización para nuestras propias unidades.

    La segunda cuarteta de la segunda estrofa de nuestro Himno Nacional, tiene total y absoluta vigencia, jamás llegaría yo a calificarla como ridículo estribillo, pero creo alcanzo a discernir las posibles razones por las cuales su corazón ciudadano lo califica así, pero ese asunto no es de mi incumbencia.

    La dignidad militar no es un mito, se manifiesta a diario, pero usted nunca la ve porque no trabaja junto a ningún militar. La dignidad se refiere a la condición del militar, su decoro, sus cualidades, al cargo de autoridad que ostenta; es decir la manera en que se conduce en su trabajo, es similar a la dignidad del médico, del abogado ¿Hay casos no dignos? Claro que los hay.

    No se trata de preguntarse qué tendrán en la sangre hoy día los militares. Pasó la época romántica de las ideologías; aquel tiempo cuando observaba mancillado mi ideal “personal” y me lanzaba a imponer mi voz y mi voluntad, aún con métodos en contra de la ley. Hoy día la ideología del militar debe ser: El Estado de Derecho, El respeto a la Constitución Política, preservarla, cumplirla.

    El Gobierno de Guatemala, o puede llamarlo poder político o civil, dispone una estrategia de desarrollo, ¿Debe un militar entonces, lanzarse a no permitir este hecho? Esa actitud no es la correcta, y creo que usted lo sabe, esa mentalidad es de alguien desactualizado. Estaría equivocado.

    Si hubo corrupción o hay corrupción por parte de estos “fantasmas” que usted menciona, compete a las entidades fiscalizadoras del gobierno el investigar y denunciar; y no solo a un ministerio sino que a todos los organismos del Estado

    ResponderEliminar