2 de abril de 2008

Batalla de Chalchuapa, 1885


El 2 de abril de 1885 se llevó a cabo la batalla de Chalchuapa en la que murió en combate el Presidente de Guatemala, General Justo Rufino Barrios. Estaba inspirado por el ideal de la patria centroamericana. El General Barrios no concebía cómo cinco países, de un mismo origen y con iguales costumbres podían vivir aislados en el contexto geopolítico que él comprendió muy bien, y que más tarde los historiadores llamaron “la segunda fase del colonialismo moderno”.

En 1823 había nacido la doctrina Monroe en Estados Unidos de América: “América para los Americanos”; esta política contenía tres puntos: Prohibía cualquier futura colonización Europea en el Nuevo Mundo, abstención de los Estados Unidos en los asuntos políticos de Europa y no a la intervención de Europa en los gobiernos del Hemisferio Americano. Evocando esta doctrina el presidente estadounidense James Polk promovió en 1840 la expansión de la unión americana e inició los intentos por anexar los territorios de Texas. A esta política se opusieron vigorosamente Francia y Gran Bretaña. Estados Unidos fue a la guerra con México y dispuso además su exclusiva competencia en el control del paso del océano atlántico al océano pacífico por Centroamérica.

En 1855 se desencadenó en Nicaragua la guerra nacional de centroamérica contra los filibusteros. Centroamérica se había unido exitosamente contra un invasor.

Las potencias reaccionaron ante la política exterior estadounidense: España reconquistó la República Dominicana en 1861 y Francia intervino en México en 1862; Argelia también fue ocupada por los franceses. Los británicos se adentraron en territorio australiano y Rusia se lanzó contra Asia Central. Las potencias coloniales principales por ese tiempo eran entonces: Francia, Bélgica, Alemania, Portugal, Estados Unidos y el Japón.

Lenin atribuyó este fenómeno, ya en el siglo XX, a la “dinámica del capitalismo moderno”, por medio de la cual las potencias buscaban salidas comerciales para sus excedentes de capital.

Este era el escenario geopolítico que había estado observando aquel notario público de profesión, caudillo de la revolución guatemalteca de 1871, y que para 1885 era Presidente de Guatemala. La visión de unir a Centroamérica era una estrategia regional de defensa y desarrollo.

De esta forma, el general Barrios proclama el decreto de unión centroamericana el 28 de febrero de 1885. El 7 de marzo del mismo año Honduras proclama también su decreto de unión. El Salvador, Nicaragua y Costa Rica conforman una alianza ofensiva contra Guatemala y Honduras.

El ejército de Guatemala inicia su movilización el 10 de marzo de 1885. Se conformó una fuerza integrada por 14,500 hombres. El 23 de marzo el ejército inicia el despliegue estratégico y se ubicaron dos concentraciones principales: Jutiapa y Chiquimula.

El 29 de marzo por la tarde, el Batallón Jalapa lanza un primer ataque contra la llanura a inmediaciones de la Hacienda El Coco (a 4 Km. De la frontera con dirección a Chalchuapa) que estaba fortificada. La posición es capturada.

El General Barrios se Había comprometido a no avanzar más para esperar que la coalición de países adversarios manifestara libremente su adhesión a la unión centroamericana. Más tarde se supo que el Doctor Zaldivar, presidente del Salvador sólo pretendía ganar tiempo para preparar su defensa. Zaldivar pidió ayuda a México quien desplegó 15,000 hombres contra el General Manuel Lisandro Barillas quien defendía en la frontera con México con 1,500 hombres.

Ante el informe respectivo el General Barrios respondió: “… dígale que cumpla con su deber; y que si le faltan rifles, los enemigos traen y que se prepare para recogerlos en el campo de batalla”.

Pero Guatemala maniobró políticamente a través de su embajador en Estados Unidos: Batres Jauregui quien pidió que este país pidiera al gobierno mexicano las explicaciones del caso. Gracias a esta oportuna intervención el presidente mexicano manifestó que el movimiento de tropa era con propósito de defensa y que para evitar malentendidos impartiría órdenes que se replegaran inmediatamente.

El 31 de marzo, el General Barrios avanza en el centro hacia la hacienda Magdalena y con el ala sur hacia San Lorenzo. Las tropas salvadoreñas al mando del General Monterroso retroceden. Por la tarde el General Barrios hace un reconocimiento del terreno al llano de San Juan Chiquito, frente a Chalchuapa.

La plaza de Chalchuapa se encontraba fortificada y defendida por 5,000 hombres al mando del General Mora. Las fuerzas se encontraban aproximadamente a 3 Kms entre sí.

El 1 de abril a las 11:00 horas iniciaron los fuegos de artillería contra la artillería salvadoreña. Hacia las 15:00 horas el fuego salvadoreño cesó. Terminó así la primera parte de la batalla con el duelo entre las baterías.

El 2 de abril a las 6 de la mañana inician su ataque seis columnas:

El General Barrios ordena al General Álvarez que intercepte el camino de Chalchuapa hacia Santa Ana, el General Luis Molina le cubriría el flanco derecho y la retaguardia. En su yegua se movió a la 3ª columna, el Batallón Jalapa, y le ordenó atacar la posición principal “Casa Blanca” cuando calculara que el General Alvarez había ya interceptado la ruta mencionada.

Enriquez en la 4ª columna apoyaría al Batallón Jalapa en el ataque principal. A las nueve de la mañana la comunicación terrestre con Santa Ana estaba cortada y Chalchuapa estaba rodeada por una línea de fuego que formaba un semicírculo. Los salvadoreños defendían el ataque ferozmente.

Después de medio día el Teniente Coronel Claudio Avila llevó al General Barrios la información que los Jalapas no querían pelear. A lo que respondió: “Esto sólo yo lo arreglo”. Descendió por las colinas con su Estado Mayor, encontró al Batallón Jalapa y lo arengó ofreciéndose él mismo como comandante lo cual entusiasmó a la tropa.




Alto relieve en el monumento en honor a Justo Rufino Barrios
ubicado en la plaza que lleva su nombre
en la ciudad de Guatemala

El Coronel Tellez trató de persuadir al General Barrios sobre los riesgos de dirigir aquellas tropas en vez de toda la batalla, pero no atendió la recomendación. En la batalla, el general Barrios observa el arrojo y la valentía de un cadete que era instructor del batallón Jalapa, era el Sargento 1º de cadetes Adolfo Venancio Hall Ramirez. Herido el Coronel Girón, comandante de los Jalapas se dirigió al Sargento Hall diciendo: “cadete, los galones que lleva en el brazo, páselos a la bocamanga”. De esta manera el Sargento Hall era ascendido a Coronel en el campo de batalla.

Sargento Primero de Cadetes Adolfo V. Hall Ramirez

El batallón jalapa continuó su ataque hacia las trincheras. El nuevo coronel dirigía a sus fuerzas, pero de pronto una bala de cañón corta la vida de aquel valiente. Su cuerpo queda tendido y confundido entre los cadáveres de los hijos de Jalapa. El General Barrios sin desmontar sube a una pequeña altura para tratar de ver las fortificaciones de “Casa Blanca”, se inclina sobre el cuello de la yegua al lado derecho, cuando repentinamente suelta las riendas y cae al suelo.

Jose Angel Jolón acude a su Presidente, el Doctor Joaquín Yela y el Coronel Tellez especialmente, hicieron todo esfuerzo, pero el General Barrios había muerto víctima de una bala que le había penetrado en el hombro izquierdo para herir el corazón.

Trataron de que las tropas no se enteraran. El mando lo toma el General Felipe Cruz, nombrado Mayor General para el efecto. La batalla debía seguir, pero el espíritu de las tropas comenzó a flaquear al saber de la muerte del General en jefe. Zavala, Negrete, Enriquez y Godoy lanzaron un ataque desesperado pero la defensa era férrea. El General Venancio Barrios (hijo del Presidente) se lanza contra las trincheras salvadoreñas sin contenerse por el peligro, encontrando la muerte. A las 15:00 horas se inicia la retirada hacia Chingo.

Las columnas en los flancos del frente no se enteraron de la muerte de Barrios y pasaron la noche en sus posiciones, creídos que Barrios había capturado Chalchuapa. Los salvadoreños se percataron de la retirada hasta la mañana del 3 de abril, pero permanecieron en sus posiciones durante todo ese día.

En Yupiltepeque, Zaldivar persuadió al General Felipe Cruz por telegrama que se aliara con el Salvador y asumiera como Presidente con su respaldo, pero el General Cruz contestó negativamente e indignado por el atrevimiento del presidente salvadoreño. Así, Zaldivar envía al General Mardoqueo Sandoval por Metapán, pero es rechazado por las fuerzas del General Porta que se encontraba reorganizándose en Chiquimula.

"El General Barrios se puso al frente, así como Julio César en Munda, Gaston de Foix en Ravena, Gustavo Adolfo en Lutzen, Napoleón en Arcode y Prim en los Castillejos. Lamentablemente corrió la suerte del Duque de Nemours y el rey de Suecia, al caer en medio de sus hombres, alta la frente, con la espada en la mano, demostrando que se mantenían vivas sus virtudes de soldado".

En el Salvador siguió aquel año la lucha armada. El General Menéndez se alzó en armas contra Zaldivar a quien derrocó en Junio de 1885.

La visión del General Barrios de unir a Centroamérica contra la amenaza de las potencias en su carrera expansionista es un mérito de liderazgo y sentido común. Haberse puesto al frente de la batalla por llevar a cabo este ideal, es lo que lo convierte en héroe.

Muchos podrán cuestionar la actitud y los motivos del Presidente guatemalteco en aquella época, pero Barrios comprendió que una nación fragmentada, en contiendas permanentes, sanaría con la unidad, misma que vendría a consolidar el esfuerzo de los que han precedido la historia. El General Justo Rufino Barrios ofrendó su vida en aras de la unión centroamericana.

Ciento veintitrés años después, Centroamérica busca acuerdos para lograr el sueño del General Barrios.

Fuentes Consultadas:

Zamora, Pedro. Vida Militar de Centroamérica, 2ª Edición, Guatemala, Editorial del Ejército, 1967.

Gonzalez Centeno, Rodolfo. Camapaña Unionista de 1885, Guatemala, Editorial del Ejército, 1985.

Entrevista: Teniente de Coronel de Caballería DEM, Politólogo, David Méndez Guevara, Ejército de Guatemala.

Una versión salvadoreña de la Batalla

2 comentarios:

  1. En la época colonial existió de hecho y de derecho la Unión Centroamericana, que incluía a Belice, Chiapas y Soconusco.

    Durante casi tres siglos (1524-1821), la región que en el 2010 comprende las Repúblicas de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica fue gobernada dentro del Imperio Español como Capitanía General de Guatemala.


    El primero de julio de 1823 se instaló la Asamblea Nacional Constituyente estableciendo las Provincias Unidas del Centro de América. La organización política clásica se dio con la Constitución de la República Federal de Centro América, en 1824, con Cámara Legislativa y Senado, gobernando de acuerdo al sistema federal.


    Dicha Constitución política a través de su fuerza legal no fue capaz de mantener unida a Centroamérica, y en 1838 fue roto el lazo jurídico que ligaba a los cinco Estados, iniciando cada uno —en años diferentes— su propia vida política como repúblicas independientes. Desde ese entonces, se intentó encontrar una solución a la reestructuración de la Federación, en forma de sangrientas guerras civiles, y de medios pacíficos.

    Hubo múltiples intentos formales para lograr la unión de la región realizados a través de más de un siglo. En 1951 se llegó al cuarto período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), en donde se puso el fundamento del actual Programa de Integración Económica Centroamericana.

    Intentos de unión

    Guatemala sufrió de una guerra civil de 1827 a 1829. Francisco Morazán, hondureño, dirigía los ejércitos militares de El Salvador y Honduras. Morazán fue el vencedor, tomó la ciudad y la saqueó el 13 de abril de 1829.

    Es interesante visitar el Museo Arquidiocesano al lado de la Catedral Metropolitana de Guatemala. No hay en exposición ningún objeto de arte religioso que perteneciera a la Catedral antes de 1829. Morazán tomó como botín de guerra los objetos artísticos que se habían reunido durante tres siglos.

    Morazán, de nuevo, bajo la bandera Federal Centroamericana, presenta batalla al Estado de Guatemala. El 18 de marzo de 1840, Morazán es expulsado de la Plaza Mayor de la capital guatemalteca, y perdió la batalla contra Rafael Carrera, quien dirigía las fuerzas militares de esa época.

    Publicado en Prensa Libre el 17 de julio de 2010

    ResponderEliminar
  2. Hermanos guatemaltecos, es importante que nos recuerden la historia ya que con ello esta demostrado que tan capaces son cada uno de los pueblos, lo mas importante por hoy es integrar estas 5 naciones de lo contrario seremos cultivos fáciles para los inversores internacionales, donde nuestra población carecería de las ventajas de ser una nación competitiva. olvidemos lo que debemos olvidar y fortalezcamos los lazos de unión y hermandad para crecer como la nación centroamericana, políticos que buscan beneficios de pocos, es tiempo de que piensen en el futuro de la patria que debe estar conformada por estas humildes naciones que de hace casi 200 años de independencia siguen siendo pobres y mas pobres.... busquen alternativas, mejoren las relaciones entre estos países de lo contrario las facturas serán cobradas al pueblo con pobreza, miseria y desempleo. hasta pronto.

    ResponderEliminar