22 de mayo de 2012

Acto de Valor



Esta película presenta una buena descripción de las características y capacidades que debe poseer un soldado integrante de fuerzas especiales.

Es un conjunto de conocimientos, rasgos personales, técnica y preparación psicológica combinado permanentemente con el sentido común razonando, guiando al resto de los sentidos humanos (vista, olfato, oido, gusto y tacto).

La trama permite identificar soldados con una férrea formación de valores militares, patrióticos, conciencia del deber, abnegación y sacrificio, aún a costa de su vida por la de las personas o por sus compañeros de equipo.

Muestra un equipamiento de fuerza especial de última generación para los diferentes tipos de misiones. Detrás de toda la tecnología hay un completo sistema de soporte logístico.

El equipo empleado permite imaginar el acceso rápido y eficiente a personal y  materiales para mantenimiento que garantice el funcionamiento.

El equipamiento de calidad exige entrenamiento de calidad. En la película sólo se aprecia la ejecución de destrezas individuales y niveles de entrenamiento colectivo. Todo respaldado por una formidable condición física.

La formación psicológica es evidente, al observar la toma de decisiones bajo presión en fracción de segundos, mientras soporta dolor, hambre, fatiga, cansancio, sed, calor o frío,  y no obstante, actuar conforme a la ley y el respeto a la vida de las personas (sean sospechosas de haber cometido ilícito o no).

Alrededor de estas virtudes y convicciones, el soldado tiene una profunda devoción por su familia.

La familia es el motor que lo inspira a cumplir su misión aunque tenga que dar su vida por sus compañeros.

Lo que también queda claro es que la amenaza actual,  hace que las potencias no escatimen costos políticos o conflictos con tal de garantizar la seguridad nacional o satisfacer el interés nacional.

Invita a refleccionar en el concepto de soberanía de las naciones y para quién es el respaldo de las organizaciones internacionales que velan por los valores democráticos. Ejemplos similares a los que se muestran en esta producción cinematográfica en donde un Estado invade territorio soberano de otro Estado sin previo aviso (al menos no aparece tal coordinación en la trama) abundan en los últimos años (Panamá, México, Pakistán, Colombia).

Aparentemente, la "protección de los ciudadanos" es un argumento que puede violar cualquier acuerdo.

¿De quién depende la soberanía de los Estados?

6 comentarios:

  1. Perdon por salirme del tema, pero me gustaría ver que opinión se tienen con relación al Mayor Velasquez que fuere agredido en Huehuetenango y de quien desconozco si será objeto de alguna mención honorofica por su increíble actuacion, tan acorde y puntual a la situación que vivio en Barillas.
    http://www.prensalibre.com/noticias/justicia/Capturan-disturbios_0_693530655.html

    ResponderEliminar
  2. Como minimo una baja deshonrosa después de ser despojado de su equipo militar y arma reglamentaria, falta espíruto, gallardía y mística militar, y sobre todo de shicara. Sólo imaginence si este Mayor llega como instructor de algunos de los centros de adiestramiento o formación militar. Ridículo se vío el Oficial cuando lo entrevistaron en el Centro Medico Militar, al expresar los sufrimientos que paso, je,je,je, sólo pense pobresita, mejor se hubiera dedicado a monja.

    ResponderEliminar
  3. A cualquier militar le puede llegar la oportunidad de morir por el cumplimiento de una misión, la vida de sus compañeros o por la defensa de inocentes. Esto es propio de las operaciones militares convencionales.

    Cuando la defensa de la nación está en juego, no se abandona la posición, no se entrega el equipo, si acaso se llora, es de rabia, se disimula con carcajada y aún así el saldado buscaría no ser visto en tal desahogo emocional. El dolor se ignora; se da mayores cuidados al fusil y a la munición que a la comida. Son heroes.

    En cambio, en tiempo de paz, al participar en seguridad pública, el heroismo es diferente. Aquí los proceso de apreciación de la situación, planeamiento y ejecución de operaciones -- que son -- "de apoyo a las fuerzas policiales" producen circunstancias y decisiones muy diferentes. Hay que comprenderlo.

    En este tipo de operaciones policiales en que los ejércitos de muchos países han venido involucrandose, -- por disposición de la autoridad política legalmente electa -- el fin último, al hacer cumplir la ley, es la protección de la vida de las personas. Sean estos incluso delincuentes o sospechosos de serlo.

    En el caso de los soldados en Huehuetenango, no fue necesario que ofrendaran su vida, pero sí -- y así lo decidieron -- sufrir humillación y agresión físicia entre otras calamidades.

    Su honor y el de su institución no fue mancillado, por el contrario, lo preservaron al demostrar con su proceder: Su entrenamiento y alto sentido profesional para cumplir ese tipo de misión.

    ResponderEliminar
  4. Parece avergonzarnos que servidores públicos salieran exitosos de las agresiones de aquella turba. Algunos hubieran deseado que dispararan para acusarlos de criminales, como en el pasado. Sin embargo, lejos de perder el combate, el comandante y sus hombres ganaron aquella batalla con la cabeza y no a cabezazos. Tuvieron las agallas de contenerse, de humillarse, de permitir que les agredieran y de tragarse el honor y el deber en beneficio de la paz. Priorizaron los derechos de los demás y no los suyos.

    La guerra no siempre es solución, pero si hay que hacerla mejor contar con una unidad repleta de soldados como esos que dieron una lección ejemplar y demostraron ser mucho más valientes que los cobardes asesinos que los golpearon y pretendían quemarlos. No sienta pena mi Mayor por preocuparse y llorar por sus subordinados, eso lo engrandece hasta límites inimaginables e incompresibles para algunos. Mi respeto.

    Leer completo aquí

    ResponderEliminar
  5. El deber de un soldado profesional es defender el derecho constitucional incluso a costa de su propia vida. Mantener la paz tiene un valor incalculable y que en muchas veces no será reconocido este sacrificio por la sociedad y menos por aquellas organizaciones que siempre han vivido de la manipulación y necesidades de nuestro pueblo. Llegará el momento que superemos juntos esta barrera y se reconozca el gran esfuerzo que hace la institución armada. Hoy envió un abrazo fuerte de estos soldados que no cedieron a la provocación cobarde, que permanecieron firmes en su actuar, bajo una terrible presión de ser asesinados por la misma gente que ellos protegen, que quizás hayan salido humillados pero que demostraron ser fieles a su institución y a su pueblo en nunca hacer uso de sus armas las cuales han sido adquiridas para la defensa del país.

    ResponderEliminar
  6. saludos a todos los compañeros que estan enla capacitacion para formar parte del grupo militar les envian saludos

    ResponderEliminar