1 de agosto de 2018

Visita oficial del Ministro de la Defensa a la Brigada de Fuerzas Especiales











31 de julio de 2018

Deber cumplido, el nivel de expresión del soldado guatemalteco en 2018

En el interior de la Brigada de Fuerzas Especiales "GBPNH" se llevó a cabo acto de licenciamiento del personal que cumplió su tiempo reglamentario de servicio militar, así mismo al Especialista Cucul Mó, quien se retiró con ocho años de servicio y quien pusiera en alto el nombre de Guatemala y el Ejército durante la competencia "Mejor Guerrero" que se llevó a cabo en Arkansas, EUA, en abril de 2018.
A continuación el discurso de despedida pronunciado por el cabo Álvaro Co Coc de la compañía de fusileros:
Es para mí un honor ser el portavoz de la promoción que hoy cumple tiempo de servicio.
La verdad, son diversos los pensamientos y sentimientos que este día vienen a mi mente y corazón, pues como si nada han pasado 24 meses de alta en esta Gloriosa Brigada de Fuerzas Especiales, llevando únicamente recuerdos de los lugares y de las actividades que caracterizan a esta Brigada, por ser el monasterio donde se forjan a los mejores monjes de la guerra, me refiero a los mejores soldados del mundo…LOS KAIBILES.
Repito, que como si nada pasaron 24 meses de servicio, y pareciera que fue ayer el día que tomamos la dura decisión de dejar a nuestros padres, a nuestra esposa y a nuestros hijos sabiendo que en algunas ocasiones nos perderíamos momentos especiales con nuestra familia y amigos, y no es que no los amaramos sino que nuestro destino era otro,….. nuestro destino era ser soldados y así fue que con incertidumbre nos acercamos a la guardia de prevención con el sueño de poder llenar los requisitos para poder ser parte del personal de alta en esta Brigada, y Dios nos concedió ese honor de estar formado varias veces en esa posición donde ustedes se encuentran ahora, claro, tampoco fue tan fácil porque después de cruzar por la entrada de esta Brigada, íbamos a iniciar una nueva vida la cual se regiría por una estricta disciplina, obediencia, subordinación y amor a nuestra patria.
Gracias a Dios supimos soportar esa transformación de la vida civil a la vida militar pues cada día de entrenamiento nos fue formando como buenos soldados al servicio de la patria. Ahora solo quedan los recuerdos de las noches frías en las garitas donde hicimos servicio, lugar donde solo nos acompañaban las estrellas y nos alumbraba la luna, el recuerdo de la corriente refrescante de la poza San Pedro y las veredas en la pendiente hacia el cerro KAIBIL.
En lo personal, hoy puedo decir que estando de alta aprendí a superar los fracasos con nuevos desafíos, a enterrar las derrotas y a seguir siempre para adelante sin importar los obstáculos que se crucen en mi camino. La vida militar deja marcada una huella en mi corazón que me llena de mucho orgullo pues quizá muchos sean los llamados…pero pocos son los escogidos… para formar parte del alma mater castrense.
Promoción que hoy cumple tiempo de servicio… con orgullo digamos DEBER CUMPLIDO y regresemos a nuestros hogares a ser hombres de bien a tomar el papel de un ciudadano más que contribuye al desarrollo de nuestra comunidad, pero sin olvidar jamás que en nuestras venas aun corre sangre militar y que cuando la patria nos necesite…no dudemos y vengamos todos a decir GUATEMALA ESTOY PRESENTE.
MUCHAS GRACIAS

Intercambio de experiencias con países amigos

Comparto la carta que el General Alberto José Mejía Ferrero, Comandante General de las Fuerzas Militares de Colombia, me envió en ocasión del encuentro académico de alto nivel entre militares y civiles de Guatemala y Colombia, respecto a las lecciones aprendidas del proceso de paz en Guatemala.