9 de agosto de 2017

Miércoles de fundamentalismo militar


La manera de pensar, genera patrones mentales; los patrones mentales establecen actitudes; las actitudes en común generan costumbres. Las costumbres crean hábitos, y la práctica permanente del hábito produce virtud. Las virtudes definen la cultura, y la cultura determina el desarrollo, sea de un país o de una institución.

El sistema de entrenamiento de una Brigada de Infantería se basa en disciplinar a las tropas en el área: física, militar y ética. El tiempo a dedicar para cada una de estas áreas en los soldados se expresa en un documento que toda base militar, sin excepción, posee: El Horario de Actividades.

El horario establece la cantidad de tiempo semanal que un comandante emplea en fortalecer a sus hombres para entrenarse, mantener el apresto, práctica de la instrucción del orden cerrado, fomento de valores, condición física, descanso e incluso recreación.


3er Escuadrón de Caballería Blindada, agregado a la 3a Brigada, realiza tiro con ametralladora MAG 7.62 mm desde un vehículo blindado de transporte de personal VBTP. Estos vehículos están asignados a las unidades en la zona de frontera.

Un horario abarca tiempo también, para que el soldado atienda la visita de su familia, mantenga el ornato de los edificios (barracas o cuadras) donde habita, y por supuesto, las operaciones para cumplir su misión y de apoyo a la sociedad.

En la Tercera Brigada de Infantería, los días miércoles están pensados, para que el soldado identifique, viva y lleve para toda su vida, los valores cívicos, morales y éticos, que le servirán durante su tiempo de servicio militar, y que además todo ciudadano debe cumplir.

Inicia con los honores a la bandera a las 6:00 AM, desayuno, academia para oficiales, entrenamiento, actividad deportiva al medio día toda la brigada con el Comandante. El almuerzo todos juntos, oficiales, especialistas y soldados amenizado por la marimba instrumento nacional.

Por la tarde el tiempo queda disponible para el comandante del batallón y un desfile semanal en el interior de la brigada en la "Calzada de los Héroes". A las 18:00 horas los honores para arriar la bandera, una cena especial y una conferencia de fundamentalismo militar.

Calzada de los Héroes, interior Tercera Brigada de Infantería

De esta forma, el horario de la Tercera Brigada, cumple con su propósito, sincronizando cada actividad, orientándola a un objetivo específico. Esto repercutirá en el buen cumplimiento de la misión.

Marimba de la Tercera Brigada, interpretando melodías en un almuerzo de miércoles, Tercera Brigada

A continuación el horario de la Tercera Brigada de Infantería, Jutiapa, para referencia. Disponible para oficiales superiores del Ejército de Guatemala, dejar solicitud, nombre y correo en la sección de comentarios de esta entrada.




2 de agosto de 2017

Día Cívico, 3a Brigada de Infantería



El 2 de agosto de 2017 se llevó a cabo un día cívico en las instalaciones de la 3ª Brigada “General Manuel Aguilar Santamaría”, con la participación de autoridades del Ministerio de Agricultura y estudiantes invitados del Instituto de Educación Básica INEB, Cerro Gordo, Jutiapa.

El acto protocolario tuvo tres enfoques:

Día de la “Dignidad Nacional”: Establecido desde 1997 con motivo de la gesta heroica de los cadetesde la Escuela Politécnica cuando en 1954 se enfrentaron a las fuerzas de “la liberación” que ingresó al país desde Honduras para derrocar al entonces Presidente Jacobo Arbenz Guzmán.

Comandante de la 3a Brigada en palabras alusivas al acto protocolario

Ascenso de galonistas de la brigada: Los galonistas son soldados que por sus capacidades y conducta obtienen un grado dentro de la tropa y adquieren responsabilidades de comando, para operaciones y administrativas en la unidad militar a la que pertenecen. En este acto ascendieron soldados de 2ª, soldados de 1ª, cabos y sargentos.

Segundo Comandante entrega nombramientos de "galonista"

Inauguración del curso de reforestación: La 3ª Brigada hizo una alianza estratégica con el Ministerio de agricultura para capacitar soldados en técnicas de reforestación; la estrategia se denomina “Comales para mi tierra“. Consiste en concentrar soldados de todas las brigadas militares del ejército para que reciban la capacitación, practiquen lo aprendido en sus respectivos comandos donde prestan su servicio militar, quedando listos para reproducir el conocimiento adquirido cuando retornen a sus comunidades al cumplir su serviciomilitar. En 2017 la 3ª brigada ha realizado campañas de reforestación en Santa Rosa, Jalapa y Jutiapa. En este último se tiene proyectado continuar en Comapa, Agua Blanca, Pasaco, Atescatempa y Jerez.

Vistiendo de particular funcionarios del MAGA, Segundo Comandante, Comandante y Oficial de Logística


30 de junio de 2017

146 años de contribuir a la seguridad, la defensa y el desarrollo. Feliz día del Ejército.


Seguridad y desarrollo, son dos palabras ligadas directamente a la geopolítica. Los países Emplean todos los recursos de su poder nacional, combinándolo con los factores geográficos para lograr este ansiado estado de cosas.

Guatemala cuenta con un Sistema Nacional de Seguridad, que está conformado por las principales instituciones de servicio y seguridad del Estado. Dado que, la defensa nacional está comprendida dentro del esquema de la seguridad nacional, y dado que, parte de la defensa le corresponde al Ejército de Guatemala, el efecto en la seguridad y del desarrollo, es directo; ha sido directo desde su fundación.

El ejército ha contribuido en defensa, seguridad y desarrollo incluso desde antes de su fundación en 1871. Desde el tiempo de la independencia en 1821, existían milicias de voluntarios, que eran organizados por militares españoles, franceses y mexicanos que habían emigrado a la recién independizada colonia española.

Desde este momento, la fuerza militar naciente, participó en acciones y campañas militares: Las guerras con El Salvador desatadas en 1822, y todo el proceso de enfrentamiento que llevó hasta la separación de las provincias unidas de Centroamérica en 1846. Fueron 25 años con presidentes federales que impulsaron los primeros cambios para la seguridad y el desarrollo, a base, si así se quiere ver, de sus fuerzas armadas.

En 1851, Honduras y El Salvador le declararon la guerra a Guatemala, dándose la batalla de La Arada, donde el ejército de Guatemala, por medio de una estrategia de defensa móvil, libró una guerra que contribuyó a la seguridad y el desarrollo del país.

Irónicamente cinco años después, Centroamérica se une en 1856 contra los filibusteros que habían invadido Nicaragua. Este hecho puso de manifiesto el valor que las fuerzas armadas de ese tiempo, al garantizar la seguridad y el desarrollo de la región. Fue la última vez qué Centroamérica se unió militarmente para la defensa al hacer la guerra a los invasores a pesar de ser repúblicas independientes y haber estado en guerra tres de sus países apenas cinco años antes.

Aquella campaña militar fue conocida como Guerra Nacional de Centroamérica, el comandante de los ejércitos fue el mariscal José Víctor Zavala, comisionado para ello por el presidente de Guatemala, General Rafael Carrera y con la venia de los países centroamericanos. Hoy día en el inicio de la avenida de la Reforma, en la glorieta frente a la cámara de industria, el jardín botánico y el Liceo Guatemala, se erige el monumento en honor a aquella gran campaña militar centroamericana, que contribuyó a la seguridad y el desarrollo.

Más adelante, Entrando a la década de 1870, ocurrió en Guatemala una revolución liberal que derrocó al entonces dictador, El mariscal Vicente Cerna, quien había sucedido al general Rafael Carrera desde su muerte en 1865. Los líderes de esta revolución, los generales Miguel García Granados Y justo Rufino Barrios, Impulsaron importantes reformas en el país, y una de estas fue la fundación del Ejército de Guatemala.


Es en esta fecha del 30 de junio de 1871 en que se reconoce oficialmente la fundación del Ejército de Guatemala.  Aunque como hemos visto La participación de las fuerzas armadas fue vital para la seguridad y el desarrollo desde los años de independencia.

Posterior a la fundación del ejército, se da la fundación de la Escuela Politécnica en 1873, que da un carácter profesional a sus oficiales.

Los primeros cadetes en ingresar a la Escuela Politécnica desde 1873, no sólo pelearon en la guerra del Totoposte (1906)  ya como oficiales, sino que, luego de cumplir 30 años de ejercicio militar profesional, podían ya contribuir y asesorar  para la seguridad y defensa. Los primeros oficiales alcanzaron el máximo nivel de experiencia a partir de 1903. Tres años más tarde en 1906 se dio la “guerra del totoposte”, la última Campaña militar donde el Ejército de Guatemala se enfrentó a otro país Centroamericano, cumpliendo su papel de defensa, con repercusiones en la seguridad y el desarrollo. Esta generación de militares profesionales, vivió el ascenso del dictador, presidente Manuel Estrada Cabrera, quien tuvo de primera mano un seguimiento profesional militar de las acciones durante la primera guerra mundial en Europa. La era de los militares profesionales, cincuenta años después de la fundación del ejército, contribuyó a los procesos que llevaron a elecciones en 1920, finalizando con la etapa de dictadura. Esto trajo una época de auge en Guatemala, y formó parte del aporte del ejército en la seguridad y desarrollo hasta 1944.

El ejército participó activamente en el proceso de revolución de 1944, los sucesos en la década de los años 1950 en el llamado segundo período de la revolución que dio origen a la “primavera democrática”, hasta la década de los 1960, con el inicio del enfrentamiento armado interno.

Y es a lo largo de esta historia reciente desde 1960, en que el ejército también contribuyó de una manera directa en la seguridad y el desarrollo del país; esto, a través de la participación de militares profesionales en los diferentes ejercicios de gobierno hasta los años 1980. Este tema es objeto de crítica por diferentes sectores, pero en realidad, hay muchos testimonios y evidencia en obra y resultados, que fueron años de eficiencia gubernamental, precisamente por el carácter profesional y la formación de los militares en el cumplimiento del deber, la voluntad en el servicio y la abnegación para cumplir con sus obligaciones. Este actuar militar, contribuyó también en su momento a la seguridad y el desarrollo del país.

La contribución militar al desarrollo se acentuó desde 1976 luego del terremoto ocurrido ese año, al participar el ejército en la dirección interinstitucional para el proceso de reconstrucción nacional.

En 1996 finalizó un proceso de paz que había tardado 10 años en lograrse. El ejército como es su naturaleza, comenzó rápidamente su adaptación a la nueva misión en un entorno de paz.
Para ello se diseñaron planes de modernización y transformación, que crearon unidades militares específicamente pensadas para contribuir al desarrollo. Dos años después de la firma de este acuerdo de paz, el ejército recibe la orden del presidente de contribuir a la seguridad mediante una nueva misión de apoyo a la policía para la seguridad pública y ciudadana. Dos años después el Congreso de la República oficializó esta decisión como ley, a través del decreto 40-2000.

En 2004, otro presidente, decreta una importante reducción del efectivo militar. El error se hace sentir a nivel estado, y por esa razón el mismo presidente, en el año 2006 funda los escuadrones de seguridad ciudadana por medio de una movilización parcial de ciudadanos que ya habían prestado su servicio militar, y bajo el mando táctico de los oficiales de la reserva militar. Estas nuevas unidades entraron de lleno en apoyo a la policía.

La policía también había sido reformada luego de la firma de la paz y también venía en un proceso de cambio y transformación. Desde 2006 inició una era de coordinación conjunta, interinstitucional para ambas entidades. La formación militar profesional, la formación de los nuevos mandos policiales y la contribución de países amigos en entrenamiento y equipamiento Interagencial, dio inicio a una nueva era de operaciones conjuntas para la seguridad pública y ciudadana.


El ejército por su parte, nunca descuidó su papel en la defensa, y mantiene desde ese año, once programas de coordinación de seguridad y defensa transnacional y transregional. El ejército inició en 2010, un proceso para la creación de un sistema de planificación y gestión de la defensa, que garantizara obtener los recursos necesarios, de acuerdo a la misión constitucional, cuidando que al mismo tiempo la sociedad pudiera fiscalizar la forma que se invirtieran los fondos. Hoy día este sistema SIPLAGDE está en su fase final de implementación.

La Policía Nacional Civil, que había venido profesionalizándose en sus propios procesos, llega al año 2015 en un nivel bastante avanzado, permitiéndole empezar a retomar sus funciones que eran apoyadas desde 1998 por el ejército. Dieciséis años llevó a la policía este proceso, y el resultado en profesionalismo, tecnificación y capacidades, permitió que a partir del año 2017, El ejército de Guatemala Comience a retomar sus roles de defensa exclusivamente, dejando la seguridad ciudadana en manos de la policía nacional civil mediante un proceso por fases progresivas que está contemplado finalice el 31 de diciembre de 2017.

A la fecha de esta publicación, el ejército cuenta ya con una estrategia militar diseñada para mantener la defensa y continuar contribuyendo a la seguridad y el desarrollo del país, al proyectar sus operaciones en cinco áreas de misión específicas para sus unidades militares.

El ejército está en la era de la interagencialidad, de la coordinación y del apoyo mutuo transnacional y transregional; en contacto directo con países de la región y sus instituciones, todos actuando en equipo, en red, debido a que es “en red”, que la amenaza actual del crimen organizada opera. La amenaza actual se mueve en todos los campos: económico, social, financiero, la salud; produciendo consecuencias que sólo se pueden enfrentar en una unidad de esfuerzo interinstitucional y coordinado con los equipos interinstitucionales de los países de la región.

De esta forma, es como se puede afirmar que, durante 146 años, el Ejército de Guatemala ha cumplido su misión constitucional de defensa Comprendida dentro del marco de la seguridad nacional y que apunta al desarrollo Del país.



El desafío vigente aún ha sido, desde la firma de la paz, generar cultura de defensa en las mentes ciudadanas civiles e incluso militares; y comprender el Estado en su conjunto, que la tarea de la defensa no es exclusivamente militar, sino la unión de las entidades e instituciones que conforman el poder nacional total, dispuesto para tal fin. La comprensión de esta cultura permitirá a las fuerzas armadas recibir presupuesto para adquirir capacidades diferenciadas, que contribuyan a la seguridad y el desarrollo, con la confianza que serán bien administradas a través de un Sistema de gestión y planificación que garantice la transparencia.