28 de febrero de 2007

El Curso Kaibil


El 5 de diciembre de 1974, el entonces Ministro de la Defensa de Guatemala, General Fausto David Rubio Coronado aprobó la creación de la Escuela de Comandos propuesta por el Mayor de Infantería Pablo Nuila Hub. El esfuerzo por preparar fuerzas Especiales había empezado desde 1959.

El 4 de marzo de 1975 se acordó que el nombre del Curso de Comandos del Ejército de Guatemala se denominaría: "Curso de Adiestramiento y Operaciones Especiales KAIBIL”, por ser nombre guatemalteco en lengua Mam que significa: “aquel que tiene la fuerza y la astucia de dos tigres”, y porque las características míticas del gran Kaibil Balam, rey Mam que jamás pudo ser capturado por los conquistadores españoles en el siglo XVI, era la mejor opción para representar la nacionalidad.

El curso se comenzó a impartir en el caserío El Infierno, aldea La Pólvora, Municipio de Melchor de Mencos, Departamento de Petén. En 1988 la Escuela de Kaibiles se trasladó para sus actuales instalaciones en el municipio de Poptún del mismo departamento.

Acerca del curso Kaibil se pude decir que los elementos más significativos en la simulación de posibles ambientes bélicos son: La oscuridad, La soledad, Uso de Sonidos, Ejercicio constante a través de pistas para controlar el riesgo.

Las siete tareas que debe lograr un Kaibil, líder de pequeñas unidades, en ese limbo de tiempo y espacio llamado Guerra son: Ganarse la Confianza de sus subordinados / Orientar los esfuerzos de los subordinados / Aclarar los objetivos / Inspirar seguridad / Lograr unidad de los equipos / Ser ejemplo de templanza en todo momento / Mantener viva la esperanza / Justificar el Sacrificio para lograr la victoria.

El entrenamiento va mas allá de la tecnificación y el endurecimiento físico del individuo. Un Kaibil voluntariamente acepta renovar sus votos militares, desarrollar sus habilidades y reconocer sus debilidades.

Combatir con eficiencia y eficacia significa, en términos de entrenamiento de Fuerzas Especiales, cumplir la misión en el menor tiempo posible y con el menor costo humano y material. Nadie sabe cuán valiente es hasta que se enfrenta al peligro. El adiestramiento debe penetrar el alma y el corazón del soldado.

Un Kaibil se aleja de las comodidades del mundo terrenal y se entrega a una instrucción exigente y de muchos riesgos, es constante y se ejecuta de día y de noche, sin más norte que aprender y vencer el cansancio, haciendo realidad el slogan que se usa dentro del curso que dice: La mente domina el cuerpo.

El entrenamiento de un Kaibil, produce un valor agregado: El espíritu de Unidad (cohesión) que da solidez moral y hace la diferencia entre las unidades de iguales características técnicas. Además puede llegar a revertir la diferencia de armamento y cantidad de hombres en el combate.

Si un soldado no se encuentra preparado física y mentalmente para el combate, llegará a este con una idea errónea y muchas veces con miedo hacia la realidad de la guerra. Por el contrario, si recibe su entrenamiento bajo condiciones reales o parecidas al combate sentirá que ya ha experimentado antes esa sensación, y sus decisiones serán producto de la experiencia y no del temor a lo desconocido.

Un entrenamiento en un ambiente simulado, seguro y controlado bajo condiciones físicas y emocionales críticas produce un elemento útil a su unidad y permite que esta actúe como un equipo perfectamente entrenado que emplee su arma rápidamente y con eficacia, contra todo tipo de blancos; capaz de hacerlo en diversas condiciones atmosféricas y tipos de terreno; moverse agresivamente cuando se encuentre bajo fuego. (Véase curso Kaibil).

Durante el desarrollo del curso se organiza a los alumnos en parejas. A esta pareja se le denomina: “Cuas”, vocablo de la lengua Kekchi que significa Hermano o compañero inseparable; entrenan juntos, comen juntos, cumplen sanciones juntos (aunque uno de los dos no sea culpable) y reciben premios juntos (aunque uno de los dos no lo merezca). C = compañerismo, U = Unión, A = Apoyo, S = Seguridad (CUAS).

El riguroso, extremadamente difícil y riesgoso entrenamiento, complementado con un enérgico fortalecimiento psicológico, hace que el Kaibil casi por instinto tome como hábito el que su munición adquiera más valor que la comida; por conveniencia y clara convicción enseña y comparte sus experiencias con sus hombres; come lo mismo que sus soldados; camina, corre, salta con sus soldados y al final debe estar mas descansado y alegre que el más fuerte de sus hombres; elige entre un sitio cómodo para él o un lugar adecuado y limpio para su fusil; debe tolerar la lluvia, pero proteger su equipo de combate; puede ser que no coma, pero su fusil debe estar limpio y engrasado.

El fin último de toda acción psicológica del curso Kaibil es darle al soldado una verdad, una razón por qué pertenecer al Ejército, por qué esforzarse y en algún momento por qué combatir aunque sea fuera de las fronteras patrias. Si la única respuesta fuera "porque me lo ordenan", no será suficiente para resistir.

Un concepto del soldado Kaibil podría ser el siguiente: Compendio del soldado guatemalteco, capaz de sobrevivir y pelear en cualquier lugar sin importar si en la lucha va acompañado o solo. Su acondicionamiento físico y entrenamiento exige una amplia variedad de aptitudes y técnicas. Aprende a luchar con sus manos, como también a usarlas con la habilidad de un cirujano. Aprende a vivir de la tierra y emplearla para que sirva a sus designios. Es, en una palabra, un soldado superior, con mayor capacidad para sobrevivir en el campo de batalla.




Fuente: Ortega Gaytan, Jorge (2003); “Los kaibiles”; Guatemala, CEDHIM
ISBN 99939-62-16-3

¿Quién fue Kaibil Balam?

Los viejos, los antiguos, los primeros Mames, crearon un imperio que ocupaba una gran extensión territorial del altiplano occidental guatemalteco (Huehuetenango, Quetzaltenango, Totonicapán y parte de Chiapas), llamando a su capital: Xinabajul.


Xinabajul fue conquistada por el rey quiché Kikab el grande en el siglo XV de nuestra era, cambió el nombre de la capital por Zakuleauab o Zaculeu, que significa: Tierra Blanca.

A la muerte de Kikab el Grande, la dinastía Mam de la casa de Cavec, retoma el reino del imperio Mam. Previo a la conquista gobernaba el imperio Mam el Rey Acab, descendiente de la casa Cavec, una de las principales familias de Balam Acab (primeros abuelos del mundo maya quiché). Acab llamó a su primogénito Kaibil Balam quien nació el 27 de abril de 1492 aproximadamente.

Kaibil Balam inició su entrenamiento militar en la unidad élite de guerreros de la guardia real del imperio Mam denominada Quachic. Los aspirantes a guerreros de élite eran dejados en las afueras (ver) de la ciudad fortaleza y comenzaban un viaje por espacio de un mes lunar, debían sobrevivir sin alimentos y sin mayor equipamiento. Además eran buscados y perseguidos por guerreros de la unidad Quachic. El que era capturado era objeto de desprecios, burla y vergüenza y expulsado del grupo de aspirantes a guerreros.
Ruta que siguió Kaibil Balam en su entrenamiento


Existen similitudes de este entrenamiento Mam con el actual curso Kaibil.
Tenían una prueba; hoy existe un curso Kaibil.
La unidad Quachic perseguía a los guerreros alumnos ; en el curso hay personal agresor para el entrenamiento.


Kaibil Balam no pudo usar su condición de príncipe; el oficial es despojado de su grado mientras dura el curso.


Debía volver a Zacaleu con la victoria; el oficial tiene el compromiso de volver a su puesto con su curso aprobado.


Siquín Sacán, Kaibil Balam prometió nunca usar veredas, luego que sufrió un revés durante la prueba; el Kaibil se aleja de las veredas durante sus patrullajes en la selva a causa de emboscadas o minas.


Kaibil Balam descansó un día en Ixtahuacán; los alumnos tienen una tarde libre a mitad del curso que dura ocho semanas.

En el año 1532, a los 31 años de edad, Kaibil Balam hereda el reino Mam de su padre. Los conquistadores españoles que sitiaron a los Mames en Zaculeu iban al mando de Gonzalo de Alvarado. La diferencia de armas era evidente. Los Mames tenían Macuahuitl, hachas de tipo maza de tres hileras y pedernal (cercenaba la cabeza de un caballo y partía un hombre por la mitad); Atlatl, arco de largo alcance; Itzli, bolsa de cuero con flechas y lanzas largas.

Zaculeu

Maqueta de Zaculeu, Museo de antropología e Historia, Guatemala


El sitio duró cuatro meses, Kaibil Balam capituló con 18,000 guerreros Mames, más sus familiares, pero de inmediato inició una insurrección desde las montañas que duró casi 5 años. Nunca regresó a Zaculeu, la historia relata que su espíritu jamás fue conquistado, ni derrotado y que sigue viviendo en las altas cumbres, siendo un ejemplo de lucha para la libertad. La historia nunca relató o hizo alusión a la muerte de Kaibil Balam.

Fuente:
Ortega Gaytan, Jorge (2003);
“Los kaibiles”; Guatemala, CEDHIM
ISBN 99939-62-16-3

Más sobre los Alvarado, publicado en Revista D, Prensa libre, junio 2016


26 de febrero de 2007

EJERCITO DE GUATEMALA, GARANTE DE LA SOBERANÍA NACIONAL



A propósito de la presencia de un contingente del ejército estadounidense en territorio guatemalteco, muchos lectores han expresado variedad de opiniones. Algunos, con sarcasmo, invocan al Ejército de Guatemala a defender la soberanía y preguntan en sus blogs y en sus columnas de opinión: dónde está dicho ejército, dónde está su dignidad y aprovechan para despotricar contra una institución que no es de su simpatía.

En mi opinión el arribo a nuestro país de soldados norteamericanos es producto del acuerdo de paz: “Fortalecimiento del poder civil y papel del ejército en una sociedad democrática”. Es una política de estado el haber aceptado que vengan tropas extranjeras a cumplir alguna misión. Fue una decisión política. Nada tiene que ver el ministerio de Defensa, ejército o cualquier oficial dedicado a sus labores diarias. Y dicho sea de paso no encuentro ningún daño en realizar obras para beneficio de guatemaltecos.

No constituye invasión por cuanto la cancillería otorgó el permiso respectivo al gobierno en mención para que arriben las tropas y trabajen; aparte que es entrenamiento y actualización para nuestras propias unidades.

Muchos se quejan de que ya no quedan militares con dignidad en Guatemala. La dignidad militar no es un mito, se manifiesta a diario. Los que no la ven no los culpo, es sencillamente porque no trabajan junto a ningún militar. La dignidad militar se refiere a la condición del militar, su decoro, sus cualidades, al cargo de autoridad que ostenta; es decir la manera en que se conduce en su trabajo, es similar a la dignidad del médico, del abogado ¿Hay casos no dignos? Claro que los hay.

No se trata de preguntarse qué tendrán en la sangre hoy día los militares o si deben “aceptar o no” una decisión del poder civil. Pasó la época romántica de las ideologías; aquel tiempo cuando – regularmente un joven – observaba mancillado su ideal “personal” y se lanzaba a imponer su voz y voluntad, aún con métodos en contra de la ley vigente. Era la moda.

Hoy día la ideología del militar debe ser: El Estado de Derecho, El respeto a la Constitución Política, preservarla, cumplirla.

Un militar no va a levantarse en armas contra una política de Gobierno (como sugiere el señor Miguel A. Albizures en su columna en ElPeriódico invocando la dignidad militar, cuando aborrece a dicho gremio).

Se trata de una decisión del poder civil, mismo que ha sido fortalecido como consecuencia de los acuerdos que dieron fin al enfrentamiento armado interno en 1996. Un militar actuando de esta manera no solo estaría fuera de la ley, sino que obedece a una mentalidad desactualizada, equivocada.
Una visión polarizada del escenario, provoca – ante la impotencia de ver actitudes gubernamentales no afines a sus ideales o intereses – que los lectores lancen críticas frívolas en contra de una institución para con la que tienen mucha rencor por razones personales. Cosas como que las insignias del uniforme son barras y estrellas, que se responde a intereses de otro país por “permitir” tal decisión de gobierno, que se dejan usar como marionetas, cobardes etc. etc. El oficial ha de ganarse la condición de “hijo predilecto del honor, el deber y la gloria” a lo largo de toda su vida militar. Su calidad profesional, le guiará para la toma de decisiones e influir positivamente en los valientes soldados que integran dicho ejército, provenientes de las diferentes etnias que componen nuestro país. El Ejército de Guatemala, está al servicio de la ciudadanía, quien tiene la potestad soberana de decidir sobre él.

20 de febrero de 2007

LIDERAZGO EN EL EJERCITO DE GUATEMALA



El liderazgo militar juega un papel vital en la seguridad de la nación. Tropas entrenadas y experimentadas deben ser conducidas por oficiales que además de los conocimientos académicos que lo hacen un profesional, posean las calidades humanas inseparables de un don de de mando ejemplar.

La verdadera responsabilidad de un militar es la conducción de hombres, interesarlos en todos los aspectos de la motivación humana, inspirarlos a trabajar de manera ardua, eficiente, cooperativa y entusiasta; evitando al mismo tiempo los factores que originan descontento, resentimiento, resistencia a la autoridad y al cumplimiento de deberes. Tal es el trabajo de un militar.

El éxito o fracaso no residirá en una nota académica sino en el éxito o fracaso de la conducción de las tropas asignadas.

Don de mando militar es la capacidad de persuadir y dirigir al personal subalterno de tal manera que se obtenga su obediencia, confianza, respeto y cooperación leal y voluntaria, a fin de cumplir la misión. A continuación la esencia del liderazgo que ha hecho del Ejército de Guatemala, uno de los de más prestigio a nivel mundial.

VALORES MILITARES

1. Honor
2. Deber
3. Valor
4. Lealtad
5. Unión
6. Virtud
7. Ciencia
8. Fuerza

RASGOS CARACTERÍSTICOS DEL DON DE MANDO
Son cualidades personales del comandante, que lo ayudan a ganarse el respeto, la confianza y la obediencia de sus hombres.

1. Integridad
2. Conocimiento
3. Confianza
4. Coraje físico y moral
5. Autoridad decisiva
6. Iniciativa
7. Tacto
8. Justicia
9. Juicio
10. Entusiasmo
11. Abnegación
12. Porte
13. Resistencia
14. Lealtad


PRINCIPIOS DEL DON DE MANO
Son verdades fundamentales que aplica un jefe para guiar sus propias acciones y las de sus subordinados.

1. Conozca su trabajo.
2. Conózcase a sí mismo y busque superarse
3. Conozca a sus hombres y busque su bienestar
4. Mantenga a sus hombres informados
5. De el ejemplo
6. Asegúrese que la tarea ha sido comprendida, vigilada y desempeñada
7. Adiestre a sus hombres para actuar en equipo.
8. Tome decisiones correctas y oportunas
9. Desarrolle el sentido de responsabilidad en sus subordinados
10. Emplee su comando de acuerdo a sus capacidades
11. Acepte sus responsabilidades con entereza

Fuente: Manual de Don de Mando, Ejército de Guatemala

LIDERAZGO MILITAR

Comentario al artículo publicado por el Señor General (R) Edgar Leonel Godoy Samayoa, publicado el 20 de febrero de 2007.

Entiendo perfectamente el sentir del Señor General (R) Edgar Leonel Godoy Samayoa, él mismo vivió el antecedente que califica como: “grave para la institución armada”, cuando se “trastocó la jerarquía y el liderazgo”.
Solo que, no comparto, que hoy día la enseñanza del liderazgo dentro del Ejército, esté siendo “soslayada”. En el curso de liderazgo de la Escuela Politécnica y demás dependencias militares, no se enseña cómo desarrollar las acciones que él denuncia. Los cursos de liderazgo siguen orientados a inspirar, a influir en el alumno, a ganar la subordinación leal y voluntaria a fin de cumplir la misión. Ese liderazgo militar genuino se sigue ejerciendo el los cuarteles. Los comandantes de Batallón tienen la responsabilidad de promover y mantener el ejercicio del buen liderazgo.
Si “algunos” no pusieron en práctica lo aprendido en su formación militar, como lo indica el Señor General (R) Godoy Samayoa en este artículo, no viene al caso afirmar que “los oficiales”, no le dan importancia al tema por el oportunismo creado por la injerencia política.
Porque los “oficiales”: Subtenientes, Tenientes, Capitanes etc. Están hoy dedicados a su tropa, al entrenamiento y a las misiones de cooperación integral. Recomiendo que al criticar a un militar en activo o en retiro sobre su conducta moral-militar, se escriba de tal manera, que los lectores, no generalicen la crítica a todos los oficiales del Ejército de Guatemala. Es importante ser específico.

14 de febrero de 2007

EJERCITO DE GUATEMALA AL SERVICIO DE LA SOCIEDAD

Comentario sobre el artículo del Señor José Carlos Zamora, publicado en diario Elperiódico, el 14 de febrero de 2007.
http://www.elperiodico.com.gt/es/20070214/opinion/36731

Estoy de acuerdo con el cumplimiento de la ley y los principios de transparencia del gasto público. Lo que si tengo mucho interés en compartir es que el Ejército de Guatemala ya se encuentra trabajando desde algunos años en lo que propone el Señor Carlos Zamora.

Las misiones de patrullaje de fronteras, seguridad ciudadana, preservación del patrimonio cultural, protección de la biosfera maya, apoyo en el combate al tráfico de armas, narcotráfico, crimen organizado, ilegales etc etc todo está ordenado y en ejecución como consta en el plan estratégico quinquenal, el cual pongo a disposición de quien me lo solicite.

En lo que respecta al Ejército de Guatemala, ha cumplido con todo lo que le correspondía, en cuanto a cumplimiento de todos los acuerdos de paz. Lo que falta no depende del Ministerio de la Defensa sino del Congreso de la República. También poseo una presentación con detalles.

La doctrina militar es nueva y está basada en el Papel que debe jugar un Ejército en una sociedad democrática. Es bueno que las personas que tengan interés la lean y por sí mismas y lo comprueben.Se reestructuró completamente el sistema educativo y de profesionalización, el oficial debe calificar para poder ascender, se redujo el efectivo así como el presupuesto.

¿No es suficiente lo que se ha reducido en efectivo y en presupuesto? Eso no lo definen los militares, eso lo decide el pueblo soberano a través del organismo que lo representa en los tres poderes del Estado.

Las zonas militares “ya son” centros educativos que ayudan al desarrollo. Las escuelas e institutos visitan las instalaciones, se realizan actividades cívicas y de recreación. La Brigada de Fuerzas Especiales, lugar donde me honra prestar mis servicios como militar, está con las puertas abiertas. Basta una solicitud escrita al comandante y se ofrece un tour al grupo o persona que lo solicita.

La enseñanza, fomento y práctica de valores se programan semanalmente. Existe en los cuarteles lo que se llama Academia de oficiales, Academia de Especialistas, entrenamiento militar, entrenamiento de cooperación integral, programas de educación integral para el soldado.

Como mencioné al principio, el Ejército de Guatemala trabaja con guías basadas en valores morales, éticos militares. El Ejército de Guatemala comenzó su modernización desde hace ya algunos años, los planes vigentes demuestran que se continua en ese esfuerzo. Los militares estamos al servicio de la sociedad, hay mucho esfuerzo en esto, sacrificio y abnegación. El Ejército de Guatemala, como institución, no es corrupta.

13 de febrero de 2007

CARÁCTER PROFESIONAL DE NUESTRA MÍSTICA






El arte de combatir es un viejo logro de la humanidad. La profesión militar sin embargo, es una creación reciente de la sociedad moderna porque actualmente el cliente de toda profesión es la sociedad. Como profesional, el oficial posee las características distintivas de una profesión: Maestría, responsabilidad y espíritu de unidad (corporativismo).

La maestría se logra a través de prolongada educación, entrenamiento y experiencia. La responsabilidad, abarca el servir y consagrarse a sus habilidades sin que ello esté gobernado por recompensas económicas; la responsabilidad social distingue a un profesional de otros expertos que sólo tienen habilidades, esta responsabilidad de servir y consagrarse utilizando sus habilidades y capacidades constituye la motivación profesional. El corporativismo se crea cuando los miembros de una profesión comparten un sentido de unidad orgánica y de conciencia de sí mismos como grupo; este sentido colectivo tiene sus orígenes en la prolongada disciplina y entrenamiento necesarios para la idoneidad profesional.

Ser miembro de un Ejército Nacional, junto con la posesión de maestría especial y la aceptación de una responsabilidad, se convierte en criterio de condición profesional. Aquí surge la mística del oficial porque mediante el desempeño interesado únicamente en la responsabilidad de servir a la sociedad, se convierte – la mística – en una unidad moral que plantea ciertos valores ideales que guían a sus miembros en sus tratos con compañeros de armas y civiles. Se conforma entonces, un conjunto de normas no escritas transmitidas a través del sistema de educación profesional o puede estar codificada en cánones escritos de ética profesional (guías de conducción).

Como puede observarse el profesionalismo se ha venido mezclando con nuestra mística tradicional. Difícilmente se atine en una definición general que abarque todo lo que conlleva la mística del oficial del Ejército de Guatemala. Se trata de los valores generados en el más profundo sentimiento militar que gobiernan la conducta, generan la iniciativa, perfecciona el conocimiento y dirigen el espíritu con el afán único de cumplir la misión y el engrandecimiento del nombre de la unidad a la que pertenece.

La mística florece con la experiencia producida en cada misión o faceta de la vida militar, ya sea en operaciones o vida de cuartel. Estas vivencias generan un comportamiento gobernado por una compleja red de regulaciones, costumbres y tradiciones que adquiere carácter profesional porque los resultados últimos están aprobados por la sociedad a través de su agente político, El Estado. Así la mística del oficial está basada en costumbres, tradiciones y el constante espíritu de la profesión.

Las Fuerzas Especiales del Ejército de Guatemala, poseen su mística particular. La mística Kaibil es sumamente compleja, cada pilar es fundamental y a la vez integrante de otro, funciona como un todo. El adiestramiento debe penetrar el alma y el corazón del soldado; un soldado agresivo tiene el cincuenta por ciento a su favor en posibilidades de éxito. La mística impone al Kaibil siete tareas: Ganarse la Confianza de sus subordinados, orientar los esfuerzos de los subordinados, aclarar los objetivos, inspirar seguridad, lograr unidad de los equipos, ser ejemplo de templanza en todo momento, Mantener viva la esperanza y justificar el sacrificio para lograr la victoria.

El Kaibil basa su conducta sobre principios como estar presente en todo momento con su unidad, esto producirá solidez moral que es un valor agregado al entrenamiento y que hace la diferencia competitiva entre unidades. El Espíritu de unidad es intangible y es el comandante el encargado de construirlo en sus hombres.

La mística de un Kaibil impone ser ejemplo de valentía y paciencia. Valentía para cumplir las misiones encomendadas y ejemplo de paciencia para el buen desempeño en cada tarea por repetitiva y rutinaria que parezca. La Actitud positiva es un resultado de la acción psicológica que sirve para darle al subalterno una verdad, una razón para permanecer de alta en su unidad. Aquel que actúa solo porque se lo ordenan tiene menos posibilidades de resistir la disciplina militar.

Cada Jefe de sección y de escuadra en las unidades de Fuerzas Especiales debe poseer la habilidad de tomar decisiones definitivas pero flexibles y actuar con integridad y absoluta honradez.

Existen también cualidades que surgen en el integrante de una Fuerza Especial por su diario interactuar con la mística: Su orgullo de pertenecer a la unidad, su confianza en sí mismo, capacidad de autodeterminación, habilidad para guiar, eficiencia física, táctica, técnica y mental. El entrenamiento va más allá de la tecnificación y el endurecimiento físico del individuo. Un Kaibil voluntariamente acepta renovar sus votos militares, desarrollar sus habilidades, y reconocer sus debilidades.

La mística Kaibil busca perfeccionar un ambiente simulado para entrenar, que sea seguro, controlado y bajo condiciones físicas y emocionales críticas. Este tipo de adiestramiento producirá un elemento útil a su unidad y permitirá que esta actúe como un equipo perfectamente entrenado. El oficial profesional entonces ha producido y dirige un individuo capaz de emplear su arma rápidamente, con eficacia y contra todo tipo de blancos. Capaz de hacerlo en diversas condiciones atmosféricas y tipos de terreno.

Ahora puede contestarse la pregunta sobre la maestría especializada del oficial militar ¿Hay alguna habilidad común a todos los oficiales militares que no sea compartida con ningún grupo civil? Si. Existe una esfera distintiva de competencia militar que es común a todos los oficiales y que los distingue de todos, o casi todos, los civiles y está quizá resumida de la mejor forma en la frase de Harold Lasswell: “La administración de la Violencia”. Cuanto más grande y más complejas son las unidades militares que un oficial es capaz de dirigir y cuanto más grande es el número de situaciones y condiciones en las cuales puede ser empleado, mayor es su competencia profesional.

Ningún individuo sea cual fuere su capacidad intelectual natural y sus cualidades de carácter y liderazgo, podría desempeñarse en la administración de la Violencia sin considerable estudio, entrenamiento y experiencia. Debe aclararse que la habilidad peculiar del oficial es la administración de la violencia no el acto de violencia en sí mismo. Disparar un fusil es una habilidad mecánica, dirigir las operaciones de una compañía armada de fusiles exige un tipo de habilidad completamente diferente.

La habilidad del oficial entonces, no es un oficio (que es primordialmente mecánico) ni un arte (que exige un talento único no transferible), por el contrario es una habilidad intelectual extraordinariamente compleja que exige un estudio y entrenamiento abarcadores.

Todo lo anterior podría ayudar a comprender el carácter profesional de nuestra mística, esa misteriosa fuerza en el interior que incesante repite: Se es Kaibil: Cuando se trabaja más que los demás sin horario definido; cuando se comparte más tiempo con sus subalternos; cuando se da el ejemplo, cuando logra influir en sus hombres, cuando irradia confianza en sus hombres, cuando su rendimiento supera la norma, cuando hace las cosas, no como se han hecho siempre, sino como se deben hacer.

Por último la mística afecta inevitablemente la condición de caballero del oficial. Su carácter austero y a la vez educado, su vocabulario fluido y refinado le da distinción y señorío en los lugares que concurre. El militar es un hombre de sólida cultura y espíritu batallador, un idealista. Quedó atrás la época jacarandosa en que el militar debía oler a pólvora, a aguardiente y a mujer. Hoy día el militar debe mantener una mente clara y afirmativa; y para su desempeño en la administración de la violencia: memoria topográfica de lugares, nombres y fisonomías, espíritu falto de aptitud para la generalización, sagaz, empecinado en sus designios, cáustico y felino en grado sumo.

Bibliografía
Huntington, Samuel P (1995); “El Soldado y el Estado”; Argentina, Grupo Editor Latinoamericano.
Samayoa Chinchilla, Carlos (1967); “El Dictador y Yo” 2ª edición,; Guatemala, Editorial José Pindea Ibarra.
Ortega Gaytan, Jorge (2003); “Los kaibiles”; Guatemala, CEDHIM.

¿Por qué el curso KAIBIL es así?



¿Cuál es el propósito de llevar a los alumnos del curso al límite de su resistencia, hostigándoles a viva voz o con megáfonos constantemente para hacer infeliz la vida de los participantes, aguijoneándoles el amor propio, haciéndolos dormir poco y las horas de sueño interrumpidas para revistas de equipo o repetición de lemas, en medio de ejercicios extenuantes, agotadores y físicamente dolorosos, con un clima inclemente, un terreno ideal para martirizar a cualquier individuo y con insectos que se deleitan de los humanos?

Se busca que el alumno ponga a prueba sus capacidades físicas y mentales, incrementándose el compañerismo, espíritu de cuerpo, y su voluntad de no claudicar ante nada, partiendo del principio de que en combate el dolor une y en entrenamiento esta unión se obtiene por medio del sudor. Los músculos desechan grasa y pereza, los sentidos se agudizan, la piel se curte por el sudor, la sal y el sol.

Se busca que el enojo les haga seguir adelante. Sobrevivir en el infierno del combate (lo que busca simular el curso) no es solo un acto de voluntad y fuerza física, se requiere de una fortaleza espiritual inquebrantable.

De esta forma el Kaibil, a través de la penitencia, contrición y privación de placeres terrenales convierte en realidad personal la máxima: “la mente domina el cuerpo”, comienza a cambiar de piel y mentalidad, el alumno se enfrenta a un examen de conciencia militar en el cual descubre sus fortalezas y debilidades y reafirma sus votos. Dentro de esta reflexión el instructor irrumpe con gritos motivándole a claudicar o arriesgar la vida.

Solo así el Kaibil reconoce el valor del compañerismo, palpa lo que es la absoluta abnegación y sacrificio, y lo principal, aprende a obedecer de inmediato y sin dilación.. El alumno descubre que el valor no está hecho de muy bellos sentimientos, que el valor es un poco de rabia, un poco de vanidad, un mucho de obstinación y vulgar placer deportivo. Es sobretodo la exaltación de la propia fuerza física y mental.

Compilado del libro de
Coronel Ortega Gaytan, Jorge (2003);
“Los kaibiles”; Guatemala, CEDHIM.

12 de febrero de 2007

Ser Kaibil es mucho más que un duro y efectivo entrenamiento




No es cierto que “Los Kaibiles” estén trabajando para el crimen organizado, ni en México, ni en Guatemala, ni en ningún otro país.

Lo que si es cierto es que en México se dio la captura de delincuentes que pertenecieron a las Fuerzas Elite del Ejército de Guatemala. Estas personas, si bien recibieron el entrenamiento, están fuera, y escogieron dedicarse a actividades en contra de la ley.

De igual forma lo podría haber decidido algún otro policía, algún otro abogado, algún otro funcionario, algún otro ciudadano. Se trata de ex Kaibiles, ex soldados. Personas que ya no tienen ningún vínculo con el Ejército de Guatemala.

Por lo tanto cualquier publicación que afirme que “Los Kaibiles” se encuentran trabajando para el Narcotráfico de cualquier país no puede calificarse como cierta.

El Kaibil no se forma tan solo con recibir ocho semanas de Adiestramiento, ser Kaibil es algo mucho más profundo. Ser Kaibil significa haber cambiado de piel y mentalidad, El espíritu Kaibil penetra lo más profundo del corazón militar.

Un verdadero Kaibil, se diferencia muchísimo de un individuo que decidió desertar y dedicarse a delinquir. Un Kaibil jamás traicionará a su patria ni a los valores militares y morales que le fueron inculcados durante su formación.

El entrenamiento de 8 semanas es tan solo el principio, colocarse la boina púrpura el día de la graduación es tan solo el inicio de una vida de sacrificio, de abnegación, de estoicismo por cumplir su misión, por servir a la sociedad a la cual se debe.

Nunca país o gobernante alguno ha solicitado los servicios de Kaibiles guatemaltecos, ni mucho menos invitarlos para que deserten.

Ningún Kaibil en servicio activo trabaja para ningún narcotraficante, su horario no le permite, se mantiene constantemente en misiones de cooperación integral, patrullaje de frontera, entrenamiento o misiones administrativas.


La noticia de 2006 indicó que habían capturado al Kaibil Carlos Martinez Méndez... nunca se dio tal captura. Ciertamente su nombre apareció en la noticia, pero él se encontraba en su puesto en el cumplimiento de su deber. Ejerció su derecho de aclaración en el medio de prensa escrita guatemalteco, pero publicaciones como esta (http://stachka.blogspot.com/2007/01/kaibiles-negocio-desde-el-infierno.html) y muchas otras en la web aún no poseen la correcta información.

Un Kaibil completo, un verdadero Kaibil, permanecerá como tal hasta el día de su muerte. Su estilo de vida fue transformado con el paso de los años durante su servicio militar, sus acciones son guiadas por un código de honor de normas personales, no escritas, auto impuestas, gobernadas por cánones de conducta que abrazan la disciplina, el espíritu de sacrificio, el esfuerzo físico y el servicio abnegado; estos valores generados en el más profundo sentimiento militar, gobiernan el proceder, rigen el carácter, generan la iniciativa, perfeccionan el conocimiento y dirigen el espíritu con el afán único de cumplir la misión y el engrandecimiento del nombre de la unidad a la que se pertenece, esto es lo que se conoce como “MÍSTICA KAIBIL”.

Alguien que desertó para cometer ilícitos, jamás experimentó este noble sentimiento, jamás fue un Kaibil. Se colocó la Boina púrpura, pero esta, no penetró su mente ni su corazón.

Si alguien ha sido capturado, pudo haberse entrenado, pudo haber pertenecido, pero jamás fue un Kaibil completo. Los Kaibiles se encuentra al servicio de su patria. Me siento orgulloso de ser Kaibil.

En este video, la nota informativa indica que los comandantes de la "Operación Juarez" en México (abril 2008), poseen entrenamiento del Curso Kaibil.

CERRO DEL HONOR



El Cerro del Honor es un monumento donde se rinde homenaje a aquellos Kaibiles que ofrendaron su vida por nuestra patria Guatemala. Su sangre derramada nos señala el camino hacia la victoria.

En este lugar se respira un intenso aroma a valor, coraje, mística y agresividad pura.

En la cima de este cerro se encuentran cinco altares, los cuales representan el honor y la unión de todos los Kaibiles.

Primer altar: El emblema Kaibil

Distintivo de todo oficial y soldado que ha aprobado el curso. Está formado por un mosquetón de alpinismo que significa unión y fuerza. Un quetzal posado sobre él, que representa la libertad, una cuerda de utilidad general que simboliza las operaciones terrestres, reputación y renombre. El fondo de color negro azul que representan las operaciones diurnas y nocturnas en los medios aéreo y acuático. En el centro, una daga flameante que simboliza el espíritu Kaibil.

Segundo altar: La boina púrpura

Símbolo del soldado Kaibil, como fuerza especial. Soldado fraguado en el crisol de la patria.

Tercer altar: Parche Kaibil

Que dividido en sus ocho partes, representan las ocho semanas de las que consta el curso Kaibil.

Ribete amarillo (1ª semana) Representa el endurecimiento al cual es sometido el Kaibil para soportar los sufrimientos, el trato duro, el dolor, el hambre, la fatiga, el cansancio, la sed, el calor y el frío.

Fondo negro (2ª semana) Que representa las operaciones nocturnas, que el Kaibil utiliza para tomar por sorpresa a su enemigo.

Letra “k” (3ª semana) Letra inicial del gran Kaibil Balam

Letra “a” (4ª semana) Que representa la astucia con que el Kaibil se moviliza tras el enemigo.

Letra “i” (5ª semana) Que representa la iniciativa e ingenio con que el Kaibil opera hasta conseguir su objetivo.

Letra “b” (6ª semana) Que representa la búsqueda constante que el Kaibil desarrolla para cumplir la misión.

Letra “i” (7ª semana) Que representa las incursiones, infiltraciones, armas principales del Kaibil, para penetrar, golpear y salir sin ser vistos.

Letra “l” (8ª semana) Que representa el liderazgo que debe de mantener todo Kaibil en cualquier lugar, a la vez es la letra con que se finaliza el curso Kaibil.

Cada semana de curso que transcurre, los Kaibiles alumnos van colocando cada una de estas letras hasta conformar todo el parche que mide aproximadamente 5 x 1.5 mts, hecho en madera.

Cuarto altar:
El Kaibil vigilante: Este Kaibil permanecerá de pie las veinticuatro horas del día. Representa a todos los Kaibiles que permanecen alerta en los cuatro puntos cardinales dentro y fuera del territorio nacional.

Quinto altar: El Pabellón Nacional. En este lugar permanecerá izado hasta que el ultimo Kaibil derrame su sangre defendiendo a nuestra patria Guatemala.

A este lugar solo pueden subir aquellos Kaibiles que con honor portan la boina púrpura en la cien y lo harán de una sola manera: al paso ligero (corriendo) y animándose (gritando sus lemas).

LA PLAZA ZACULEU



Zaculeu significa: tierra blanca, tierra pura.

La plaza Zaculeu, llamada así porque en ella se ha construido una replica del templo mayor de la plaza fuerte de Zaculeu, Huehuetenango, ciudad principal del imperio mam en la época de la conquista de Guatemala por los españoles (año 1524).

El defensor de esta fortaleza ante el conquistador español Gonzalo de Alvarado fue el gran kaibil Balam.

Kaibil Balam fue un rey guerrero que gracias a su valentía, sabiduría y astucia
No pudo ser capturado por las fuerzas invasoras españolas. Kaibil era considerado como un verdadero estratega, recibía consultas de reyes de otras tribus para combatir al invasor.

Fue el que dio mayor problema y mas dura resistencia a los españoles, planificó con secreto, seguridad y astucia, combatió y defendió su tierra Zaculeu y su imperio man.

El espíritu de Kaibil Balam sigue viviendo en los altos cuchumatanes como un ejemplo de lucha por la libertad. La historia nunca relató o hizo alusión a la muerte de Kaibil Balam.

Por eso, en honor a él, el curso de adiestramiento y operaciones especiales del Ejercito de Guatemala lleva su nombre. El nombre Kaibil Balam significa en la lengua mam: aquel que tiene la fuerza y la astucia de dos tigres.

Los Kaibiles somos herederos de esa valentía y coraje para defender a Guatemala, es por eso que en este lugar, se gradúan los soldados y oficiales que aprueban el curso “Kaibil”.

En el místico acto de graduación que aquí se desarrolla, públicamente se reconoce la transformación del soldado regular en un soldado superior a cualquier otro.


En el centro de la plaza, se encuentra el emblema Kaibil, que es portado por todos los oficiales y soldados que sacan el curso. Todos los Kaibiles reciben su boina púrpura en esta plaza.

El mosquetón de alpinismo que rodea el escudo significa la unión y la fuerza entre los Kaibiles.

La cuerda dividiendo el mosquetón diagonalmente en dos partes, significa las operaciones terrestres.

El color negro en la parte inferior de la cuerda representa el silencio con que un Kaibil conduce toda operación de combate, así como las operaciones nocturnas.

El color azul en la parte superior representa las operaciones aéreas y las que se conducen en el mar, así como las operaciones diurnas.

La daga Kaibil es el centro del emblema representa el honor, su empuñadura con cinco muescas significa los cinco sentidos permanentemente alertas del Kaibil.

El extremo flameante de la daga es la llama eterna de la libertad.

El quetzal, ave símbolo de Guatemala, reposada sobre el emblema Kaibil, representa patriotismo, garantiza que mientras un Kaibil viva, la patria no caerá en manos de ningún enemigo.

Kaibil Balam no es una leyenda, Kaibil Balam no es un mito, Kaibil Balam vive.

MÍSTICA KAIBIL



¿Cómo definir la mística militar? ¿Cuál es su significado? ¿Por qué hoy día la mística tiene un carácter profesional? Este artículo pretende dar respuesta a estas interrogantes.

Para empezar puede decirse que la mística es una unidad moral que plantea ciertos valores ideales que guían. Se trata de los valores generados en el más profundo sentimiento militar que gobiernan la conducta, generan la iniciativa, perfeccionan el conocimiento y dirigen el espíritu con el afán único de cumplir la misión.

Por otro lado, las características distintivas de una profesión son: Maestría, responsabilidad y espíritu de unidad (corporativismo).

La maestría se logra a través de prolongada educación, entrenamiento y experiencia. La responsabilidad, abarca el servir y consagrarse a sus habilidades sin que ello esté gobernado por recompensas económicas; el espíritu de unidad (corporativismo) se crea cuando los miembros de una profesión comparten un sentido de unidad orgánica y de conciencia de sí mismos como grupo.


De esta forma la mística adquiere un carácter profesional ya que florece con la experiencia y genera un comportamiento gobernado por una compleja red de regulaciones, costumbres y tradiciones con carácter profesional; se trata de un conjunto de normas no escritas codificadas en cánones de ética profesional.

La mística produce orgullo de pertenecer a una unidad, desarrolla confianza en si mismo, capacidad de autodeterminación, habilidad para guiar, eficiencia física, táctica, técnica y mental.

¿Hay alguna habilidad común a todos los oficiales militares que no sea compartida con ningún grupo civil? Si. Existe una esfera distintiva de competencia militar que es común a todos los oficiales y que los distingue de todos, o casi todos, los civiles y está quizá resumida de la mejor forma en la frase de Harold Lasswell: “La administración de la Violencia”. Cuanto más grande y más complejas son las unidades militares que un oficial es capaz de dirigir y cuanto más grande es el número de situaciones y condiciones en las cuales puede ser empleado, mayor es su competencia profesional.

Ningún individuo sea cual fuere su capacidad intelectual natural y sus cualidades de carácter y liderazgo, podría desempeñarse en la administración de la Violencia sin considerable estudio, entrenamiento y experiencia. Debe aclararse que la habilidad peculiar del oficial es la administración de la violencia no el acto de violencia en sí mismo. Disparar un fusil es una habilidad mecánica, dirigir las operaciones de una compañía armada de fusiles exige un tipo de habilidad completamente diferente.

La habilidad del oficial entonces, no es un oficio (que es primordialmente mecánico) ni un arte (que exige un talento único no transferible), por el contrario es una habilidad intelectual extraordinariamente compleja que exige un estudio y entrenamiento abarcadores.

Ahora puede comprenderse el carácter profesional de nuestra mística, esa misteriosa fuerza en el interior que inspira a trabajar más que los demás sin horario definido; a compartir más tiempo con los subalternos. La mística impone dar el ejemplo, superar la norma y a hacer las cosas: no como se han hecho siempre, sino como se deben hacer.

Por último la mística afecta inevitablemente la condición de caballero del oficial. Su carácter austero y a la vez educado, su vocabulario fluido y refinado le da distinción y señorío en los lugares que concurre. El militar es un hombre de sólida cultura y espíritu batallador, un idealista. Quedó atrás la época en que el militar debía oler a pólvora, a aguardiente y a mujer. Hoy día el militar debe mantener una mente clara y afirmativa; memoria topográfica de lugares, nombres y fisonomías, espíritu falto de aptitud para la generalización, sagaz, empecinado en sus designios, cáustico y felino en grado sumo.

Bibliografía
Huntington, Samuel P (1995); “El Soldado y el Estado”; Argentina, Grupo Editor Latinoamericano.
Samayoa Chinchilla, Carlos (1967); “El Dictador y Yo” 2ª edición; Guatemala, Editorial José Pindea Ibarra

SE ES KAIBIL:

Cuando se trabaja más que los demás sin horario definido...
Cuando se comparte más tiempo con sus subalternos...
Cuando se da el ejemplo...
Cuando logra influir en sus hombres..
Cuando irradia confianza en sus hombres...
Cuando su rendimiento supera la norma...
Cuando hace las cosas, no como se han hecho siempre,
sino como se deben hacer.

DECÁLOGO KAIBIL


CUAS, Vocablo en lengua mam, que significa: Compañero inseparable.
(Compañerismo, Unión, Apoyo, Seguridad)

1. Para el Kaibil, lo posible está hecho, lo imposible se hará.
2. Siempre atacar, siempre avanzar
3. En la confusión y el desorden el Kaibil será quien domine la situación y con serenidad conduzca la acción.
4. El ataque de un Kaibil será planeado con secreto, seguridad y astucia; lo conducirá con fuerza vigor y agresividad.
5. El arma fundamental del Kaibil es la sorpresa.
6. El Kaibil sabe que resistir no significa solamente el juramento de hacerlo, sino también no retroceder ante nada.
7. Un Kaibil no trata de cumplir una misión, la cumple.
8. Al ser emboscado, acompañándose del máximo volumen de fuego el Kaibil se lanza al asalto aniquilador.
9. El kaibil es la élite de las tropas de choque cuando fuerzas o doctrinas extrañas atentan contra la patria o el ejército.
10. Se es Kaibil cuando se reconoce que: si se sufre fatigas no es por gusto; si se pasa hambre no es porque no se tenga necesidad de comer; si se expone a la muerte no es porque no se ame a la vida; sino todo ello se hace por un ejército mejor y superior.



CREDO KAIBIL


Yo Kaibil
Pertenezco a la élite de las tropas de choque
Por lo que seré: el más resistente, el más veloz y el mas duro combatiente

Me distinguiré
Por mi porte militar y disciplina,
Por mi lealtad para con mis superiores y compañeros,
Por mantener impecable mi uniforme y equipo.

Me esforzaré
Por el elevar el honor, el prestigio y el espíritu de cuerpo
De la unidad a la que pertenezco.
Por mantener impecable mi uniforme y equipo.

Respetaré
La destreza de mi enemigo
Pero la combatiré con toda mi fuerza y vigor
Hasta destruirlo implacablemente


Me entrenaré
Para superar día a día mi audacia, intrepidez, ingenio e iniciativa
Porque reconozco que en la agresividad radica el éxito.

Me endureceré
Para soportar los sufrimientos, el trato duro,
El dolor, el hambre, la fatiga, el cansancio, la sed, el calor y el frío
Porque soy un soldado superior a cualquier otro.

Perfeccionaré
Mi habilidad de combatiente
Desarrollaré mi iniciativa para obtener la victoria
Haciendo que mi patria Guatemala, se sienta orgullosa de mí
Y de la unidad a la que pertenezco.

LEMAS KAIBIL


SI AVANZO, SÍGUEME;
SI ME DETENGO, APRÉMIAME;
SI RETROCEDO, MÁTAME


ALMA FUERTE I (Piu Avanti)

No te des por vencido ni aún vencido
no te sientas esclavo, ni aún esclavo
trémulo de pavor, piensate bravo
y arremete feroz ya mal herido

Ten el tesón del clavo enmohecido
que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo
y no la cobarde intrepidez del pavo
que amaina su plumaje al primer ruido

Procede como Dios que nunca llora
o como lucifer que nunca reza
o como el robledal cuya grandeza
necesita del agua y no la implora

Que muerda y vocifere vengadora
ya rodando sobre el polvo tu cabeza.

autor: Pedro Bonifacio Palacios, argentino, nacido en 1854
Pedro Bonifacio Palacios más conocido como Almafuerte fue uno de los primeros poetas pródigos que tuvo la provincia de Buenos Aires. Nacido en San Justo en el año 1854, Palacios ejerció su profesión de poeta, filósofo y librepensador como pocos. Durante muchos años ejerció inclaudicablemente la docencia y como todo pensador también hundió más de un jarrón en ese tonel sin fondo que es el periodismo. Su resonante y particular apodo de Almafuerte, surge llamativamente de una de sus experiencias como periodista. Pues se cuenta que, falto de ingresos, Palacios decide escribir algunas colaboraciones para el diario La Nación donde polemiza sobre diversos temas. En uno de esos debates, adopta el seudónimo de Almafuerte, para diferenciarse y desafiar la postura de un detractor del divorcio que firmaba como Almaviva. Almafuerte fue un poeta de barro, arrabalero místico y cantor atormentado. El Curso Kaibil adoptó dos de sus "Siete sonetos medicinales". Estos sonetos son aprendidos por los Kaibiles y repetidos una y otra vez durante su entrenamiento y a lo largo de su vida militar cuando necesita sacar fuerza en circunstancias adversas.


ALMA FUERTE II (Avanti)

Si te postran diez veces
te levantas otras diez, otras cien, otras quinientas
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco por ley han de ser tantas

Con el hambre genial con que las plantas
asimilan el humus avarientas
deglutiendo el rencor de las afrentas
se formaron los santos y las santas

Obsesión casi asnal para ser fuerte
nada más necesita la criatura
y en cualquier infeliz se me figura
que se rompen las garras de la muerte
Todos los incurables tienen cura
cinco segundos antes de la muerte.

autor: Pedro Bonifacio Palacios

NO CLAUDIQUES

Si en la lid el destino te derriba
si todo en tu camino es cuesta arriba
si tu sonrisa es ansia insatisfecha
si hay faena excesiva y vil cosecha
si a tu caudal se contraponen diques
date una tregua, pero no claudiques

Joseph Rudyard Kipling, nació en Bombay, India en 1865. Escritor y poeta británico, se le recuerda por sus relatos y poemas sobre los soldados británicos.

BRINDIS

Yo Kaibil Brindo
por el día en que vuelvo a nacer táctica, física y psicológicamente
por el entrenamiento que me permite
movilizarme con rapidez
infiltrarme secretamente
y atacar por sorpresa a mi enemigo
Porque mi alto rendimiento y espíritu de combate
hacen de mí un hombre clave
para el futuro de mi patria y de mi ejército

por eso, Yo Kaibil Brindo
Si avanzo, Sígueme
Si me detengo, aprémiame
Si retrocedo, mátame



HIMNO KAIBIL
Somos guerreros valientes
nuestra misión es triunfar
no tememos a la muerte
si gloria nos va a brindar

hijo querido de marte
con honor nos conformó
Kaibil le puso de nombre
de américa los mejor
Kaibil le puso de nombre
de américa lo mejor

Kaibil Balam
la sangre de tigre tengo yo
Kaibil Balam
por mi patria libre lucharé

Una estrella en el camino
al guerrero le sirvió
de guía hacia lo divino
de aquel que nunca murió

Nunca misión imposible
para los hijos del sol
gloria de mi Guatemala
y del gran Tecún Umán
Gloria de mi Guatemala
y del gran Tecún Umán

Kaibil Balam
la sangre de tigre tengo yo
Kaibil Balam
por mi patria libre lucharé



Brigada de Fuerzas Especiales





La Brigada de Fuerzas Especiales del Ejército de Guatemala, se encuentra ubicada en Puerto Barrios, cabecera del departamento de Izabal, Guatemala, Centro América.

En esta Brigada se imparte el curso de adiestramiento y operaciones Especiales "KAIBIL". Es requisito indispensable poseer este curso para integrar cualquiera de las unidades que conforman el Batallón de Fuerzas Especiales de dicha Brigada.

El Batallón de Fuerzas Especiales está integrado por las siguientes unidades:
1ª Compañía de Fuerzas Especiales
2ª Compañía de Fuerzas Especiales
Pelotón Contraterrorista
Compañía de Fusileros

Ser Kaibil es un compromiso consigo mismo, con la Brigada de Fuerzas Especiales, con el Ejército y con Guatemala.

Nuestro Credo, nuestro decálogo y nuestro lema constituyen nuestro código de honor. La observancia de este código escrito, penetra nuestra mente, transformándose en reglas abstractas que guían nuestras acciones en todos los campos de nuestra vida militar.

Concebido este código de honor como reglas abstractas en nuestra mente y corazón, genera todo un régimen de normas personales, no escritas, auto impuestas, gobernadas por cánones de conducta que abrazan la disciplina, el espíritu de sacrificio, el esfuerzo físico y el servicio abnegado; estos valores generados en el más profundo sentimiento militar, gobiernan el proceder, rigen el carácter, generan la iniciativa, perfeccionan el conocimiento y dirigen el espíritu con el afán único de cumplir la misión y el engrandecimiento del nombre de la unidad a la que se pertenece, esto es lo que se conoce como “MÍSTICA KAIBIL”.

Como soldados de alta en la Brigada de Fuerzas Especiales y como comandantes de unidad a todos los niveles, debe constituir un objetivo personal el ganar la confianza de los subordinados, orientar sus esfuerzos, aclarar objetivos, inspirar seguridad, lograr unidad y espíritu de cuerpo, dando el ejemplo en todo momento. Las unidades del batallón deben poseer alta disciplina, excelente condición física y mental, óptimo nivel de entrenamiento que permita actuar efectiva y eficientemente en cualquier escenario, terreno, condición y contra cualquier amenaza.

Liderazgo se resume en influencia, es hacer que las cosas pasen y el adiestramiento debe penetrar el alma y el corazón del Kaibil.