8 de abril de 2010

Proceso económico I

La discusión actual es: Un Estado subsidiario ¿A quién subsidiar?

Postura 1: El Estado no debe intervenir en aquellos asuntos para los cuales los ciudadanos son competentes o se bastan a sí mismos.
Postura 2: Es justificable que el Estado le eche la mano a la gente, y en especial a aquellos que más lo necesitan y procurar el bien común, que no se reduce a la mera esfera económica, sino abarca otros campos como el fortalecimiento de la identidad cultural y la protección del patrimonio nacional y, asimismo, cuestiones más sencillas pero importantes, como velar por las buenas prácticas y costumbres, desde poner la basura en su lugar hasta ser cortés y prudente para conducir un vehículo.

Lo anterior tomado de la columna de Gustavo Porras, en Siglo XXI, (7/4/10).

Vale agregar:

En la Postura 1:
El Estado debe favorecer con leyes la exportación, importación, dar seguridad para la inversión extranjera, reducir impuestos, exonerar de impuestos para "proteger" al empresario nacional, dar libertad de mercado; esto porque los que "ya tienen" (construido o heredado), las empresas, y las personas individuales que tienen capacidad financiera (¿clase media?) son los que generan empleo para los que menos tienen.
Cada quien ganando según que tanto trabaje, que cada quien ahorre para invertir, y el que no trabaje que no coma.
La postura 2 les contesta: El que ya tiene siempre invierte y aumenta su capital. El pobre siempre le pagan lo mismo y nunca aumenta su capital, no puede ahorrar ni invertir, sólo subsiste (o sobrevive).

En la Postura 2:
Esta tendencia busca ayudar a los pobres, pero con los impuestos que pagan los que si tienen; ya sea porque lo heredaron y han mantenido sus grandes empresas, o ya sea porque trabajan duro para producir.
La Postura 1 le contesta: ¿Por qué le regalan al que no tiene? mejor obliguenlo a trabajar, o darle medios para que produzca e invierta.

Conclusiones (problemas) sobre ambas posturas en el caso que ambas tengan razón y en el caso que ninguna tenga la razón:

El Estado debe proveer educación y salud (en un ambiente seguro) para que, "el que no tiene", adquiera conocimiento de cómo y dónde emplearse, con el fin de ahorrar e invertir. Nunca regalarle, y menos si pertenece a otros ciudadanos (impuestos).
Pero...
¿Cómo proveer de tal manera que "el que no tiene", ahorre sostenidamente, para que pueda invertir, y así no haya que regalarle lo que, el que "si tiene", paga en impuestos?
¿En cuánto tiempo, con el estado económico actual, el ciudadano en extrema pobreza logrará ahorrar una cantidad para "invertir" libre de sus gastos básicos de subsistencia?

Hasta hoy, los gobiernos han intentado resolver el problema empleando ambas tendencias. Todos en su momento han sido criticados. Todos en su momento han mostrado sus aciertos y todos en su momento han ocultado sus desaciertos. Ambas tendencias se proclaman justas y califican a la otra de injusta.

SABIDURÍA: ¿Cómo encontrarla y aplicarla; dónde se obtiene? con sabiduría se lograría comprender los dichos de inteligencia para adquirir disciplina y enseñanza, justicia, derecho y equidad. Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el que obtiene entendimiento.

1 comentario:

  1. Anders Sevensson (Suecia)9 de abril de 2010, 13:46

    Los paises europeos estan dejando tambien el apoyo estatal para que lar empresas puedan competir y ofrecer mejores precios y servicios. En un principio se sentia que todo era mas caro, pero con el tiempo los precios se fueron nivelando.

    Ahora, en ciertos tipos negocios es mejor que el gobierno tenga un control, por ejemplo en Suecia hay monopolio estatal en cuanto a la venta de licor, tabaco y juegos de azar. De esta manera, el Estado recauda grandes ganancias que van a proyectos de inversion social, como hospitales... y tambien tiene un estricto contro sobre cuanto beben, fuman o apuestan los ciudadanos.

    ResponderEliminar